la guitarra destrenza latidos en tusmanosmismanos..


soy... somos...
tañido breve en el tiempo...;
balido en el sestear de la campiña...;
cálido despertar y aleteo de alas en tusmanosmismanos...
y en turegazomiregazo...


no soy más no pretendemos más..
y todo lo que soy somos lo somos por ti,

tú...
me nos bisbiseas;
dejas que estas letras
prendan en tus leños
y enciendan el hogar de tusojosmisojos...


soy... somos...
ceniza
que descansa junto al leño pronto a arder...;
Pedro que caemos una y otra vez
en el agua a la espera de tusbrazosmisbrazos
a la espera de que tuspalabrasmispalabras nos prendan
nuevamente...


quizás no sea...
quizás nos seamos...
esa palabra que se multiplica como el pan
y los peces
para descolgarse escarcha y primavera en tumuromimuro...;
una cometa
que trémula
ondee al soplo del viento de tuslatidosmislatidos...


quizás...
sólo
este trémulo temblar en el agua
de tussístolesydiástolesmissístolesydiástoles...


de pruden tercero nieto 1 de abril de 2015

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones