Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Acordes con que tú guitarra prendes plegarias de vida al Papá bueno...

Imagen
Trenza
de latidos,
mi dulce guitarra,
donde te acurrucas en los brazos de la noche;
en las caricias que nos entregas,
maullido, ladrido y gañido
de seres vivos, día a día...;
en ese niño que corre
con trémulas estrellas en sus zefiros de atardeceres...

Ángel de luz...
Melodía de nanas...
de regazos
donde niños nos meces
y nuestros bracitos
se hacen mar
se hacen balandros...
Te desnudas,
caricia de tus cabellos,
de cada ausencia de entrega
y amor
entretejiendo
con tus sístoles y diástoles
nuevas prendas,
cometas
de luz y primavera,
en las campiñas manchegas
donde sestean nuestros sueños
y latidos...

Sonrisa de almitas buenas
en cada cabello
de tu alma,
donde cantas nanas a la luna
acunada en sus haldas blancas...
donde bisbiseas
cada trenza de amapolas de heridas
en nuestros rostros;
donde trenzas acordes
y melodías
que nos enlazan, mariposas de luz,
de la cintura
en un eterno vals
que es hogar
que es doble latido...

Lullaby,
nos acaricias,
alma inquieta
y eterna,
al adormecerse
herida…

Balandro que riela entre los acordes de kithara

Imagen

Último tango de don Gabo...

Imagen
Rumor de ribera...
Petirrojos
cardenalitos
y viudas negras
encienden
en este mes de abril
en Aracataca,
Barranquilla
Bogotá
y México
sus pequeñas
plegarias
sus oraciones al Papá bueno...
por este niño grande
llamado Gabo
que descansó
su pluma
tinta
y latidos de alfarero, de buen alfarero,
de palabras
y de relatos...

     Cello
que suscita
en sus relatos y memoria viva
una Colombia
renacida Macondo
una familia
cuyos orígenes
en un pelotón de fusilamiento
encendía
cada arpegio
cada pizicatto
de dolor
pero también de genio
de latido
de Colombia...

      Trenzas
de Florentino Ariza
que a pesar de los años
encendía en Fermina Daza
con un ramo de rosas,
ayes de violín
y un ramillete
de versos y poemas
nuevas sístoles
y diástoles...
en un vals interminable
entre el farmaceútico Gabriel
y su madre Luisa, sus padres...
de relatos peregrinos
cuya ocasión tuve
de leer
mientras el corazón de mi madre
se entretejía
alas
hacia el cielo
de mis manos y de mis ojos...

    Hoy se arranca en Bogotá
u…

Palabras con que nos nombras de nuevo…

Imagen
Palabras... Trenzas
del Sembrador de caminos
enhebradas de nuevo
en el agua, en su voz de catarata...
Sonrisas de piano
que quiebran la noche...
que roturan...
Las heridas de violín...
los balandros de alas
que hieren el agua...

      Trenzas... Ángeles
de luz
que nos nombran de nuevo
"Prudencito
ay mi Prudencito..."
Ángeles de luz
que remiendan
con su magia
el divorcio
con nuestros niños interiores,
con nuestros Prudencitos,
nuestras Mariitas...

       Trenzas... Ángeles de luz
que sonríen...
besan
cada semilla,
cada milagro de amor,
cada fruto
que la profundidad del agua
enmudeció
cegó
dejó sin poder alcanzar con nuestras manos
con las yemas de nuestros dedos, ayyaya…

  Trenzas de luz,
mi Sembrador de caminos,
entre
rosales de heridas,
y algarabía de alas rotas
de discípulos y peregrinos apóstatas...
presentimiento
de la cruz que acogerá tu cuerpo machucado…
que pronuncian mi nombre….
Trenzas de luz
que resucitan
al niño
renacido en el pesebre,
al adolescente en tu apre…

En tus manos, Papá bueno...

Imagen
Luz...
Herida que vuelve a recorrer
las calles de Jerusalén...
Via crucis
por donde al Papá bueno
se le escapan
gritos de ayes,
y mariposas de dolor
por el alma del Sembrador de caminos,
Su Sembrador de caminos, ayayayya....

Crepúsculo
añil y magenta
que se quiebra
entre acordes
y pétalos
donde seres vivos,
donde
Prudencito y Mariiita,
echamos a volar a duras penas...
despiertos
a los crujíos de nuestras almas
en medio de la tempestad...
en medio de golpes de la vida...
cual Pedro apóstatas de fe
y de latidos...
pero sobre todo de amor, ayayyayay

Luz...
Melodía
donde Su voz,
la voz que anudó
en las manos
miradas y almitas buenas de peregrinos,
pecadores y discípulos,
se trenza en el Sendero de la cruz
con Sus palabras
de amor
con sus Palabras de vida....
con ese niño nacido en Belén
sonrisa
trémula
con que pronuncia
tu nombre, tu nombre, tu nombre y el mío
no una no ciento no miles
si no ciento de miles...

Melodía...
Encendidos ayes en el atardecer,
acordes
con que hoy una vez más
los …

poniente sonrosado donde tejemos nuestros acordes

Imagen
nenúfares
incendian
de luz
los pétalos de nuestras auroras...
los pétalos de nuestra mirada niña...

      Sonrisa de piano...
primavera
que arrullo sonoro
se enreda
sin prisas
en tus manos
mis manos...

     meandros
de luz
tenue
trenza
donde te desnudas
princesa de versos
y de cuentos, ayyayya,
de malignos gigantes
y madrastras malvadas...
donde me desnudo
payaso
y nariz enrojecida
de rues
de noches
de desfallecimientos...

       alas
que desenredan
el hilo dorado de nuestros cabellos
las cometas de nuestros niños
tejidas
de carcajadas sonoras
y de río...
de manos de agua
que nos atan el uno al otro...

    teclas
donde ambos
enredamos nuestras manos
donde
al adormecer el día sus latidos
donde
al escaparse al Papá bueno
y a Mamá Naturaleza
una lágrima más
por este ser que ha dado la espalda
a los demás seres vivos
incluso a él mismo...
desnudos de tu princesa y de tu payaso
colgamos
en la nariz puntiaguda de la luna
tu alma niña
mi alma niña...

De Pruden Tercero Nieto, abril de 2014

Sin mediar palabras...

Imagen
Vals...
Dulces acordes
con que tus lágrimas
cuelgan
nuestras sístoles y diástoles
en las sábanas
de la noche...

Palabras...
con que tus manos
trenzan
una y otra vez versos
y senderos
de luz
en mis manos
en mis labios
en mi pecho
gracias a tu Mariiita,
siempre tu Mariiita castañuelas...

Silencio...
donde
tu nombre y el mío
sisiisiss
es ese salmo
esas palabras rotas de superficialidad
de urgencias
de madurez
con que la Mila y el Papá bueno
nos arrullan en la noche...

Sonrisa...
palabra bisbiseada
que trenza
pequeños balandros
de luz
arcoiris de gaviotas
entre quebradas
de lamentos...

Latido...
doble latido
que sonríe en mi alma
poesía
con que mis manos
tus manos
construyen
en el vals de este día peregrino
el siguiente y el siguiente y el siguiente...
latidos
de tu otoño
y mi primavera, sisiisisis

De Pruden Tercero Nieto, abril de 2014

Encendido latido entre riberas y orillas de Mamá Naturaleza...

Imagen
Enciende, enciende esta vez el enlace (http://www.youtube.com/watch?v=UHasz-GO9Xk&feature=share&list=PLHpELOsTi9JjAdq9BielloOifu9Egxzvk&index=64)
Déjate arrullar, seducir por los sonidos de Mamá Naturaleza, halla solaz en sus riberas, en sus manglares, en la vista majestuosa de sus masas acuosas... pero sobre todo sobre todo llénate de esos acordes, de esas sístoles y diástoles que son cada ser vivo, su magia, su encendido milagro... por donde Mamá Naturaleza enciende, abre y escribe, no lo dudes, sus versos, los mejores versos....

Jilgueros
turpiales
y viuditas ribereñas...
Cálidos ululúes
donde Mamá Naturaleza
titila...
donde Mamá Naturaleza
trenza sus primeros acordes,
sus primeras alboradas...

Violín
que en pétalos
de los primeros haces de luz
donde aún se adormecen
macizos
trigales
y cañadas
trenza sus ayes
de nostalgia
de páginas trémulas de historia...
Violín
que entre labios furtivos de amantes
entre sueños
entre abrazos
del levante
teje
en cada mirada
sonris…