Último tango de don Gabo...



      Rumor de ribera...
Petirrojos
cardenalitos
y viudas negras
encienden
en este mes de abril
en Aracataca,
Barranquilla
Bogotá
y México
sus pequeñas
plegarias
sus oraciones al Papá bueno...
por este niño grande
llamado Gabo
que descansó
su pluma
tinta
y latidos de alfarero, de buen alfarero,
de palabras
y de relatos...


     Cello
que suscita
en sus relatos y memoria viva
una Colombia
renacida Macondo
una familia
cuyos orígenes
en un pelotón de fusilamiento
encendía
cada arpegio
cada pizicatto
de dolor
pero también de genio
de latido
de Colombia...


      Trenzas
de Florentino Ariza
que a pesar de los años
encendía en Fermina Daza
con un ramo de rosas,
ayes de violín
y un ramillete
de versos y poemas
nuevas sístoles
y diástoles...
en un vals interminable
entre el farmaceútico Gabriel
y su madre Luisa, sus padres...
de relatos peregrinos
cuya ocasión tuve
de leer
mientras el corazón de mi madre
se entretejía
alas
hacia el cielo
de mis manos y de mis ojos...


      Hoy se arranca en Bogotá
un nuevo tango
un tango desatado
entre el nieto del coronel
Papalelo
y la muerte...
a quien de niño miró
gracias a los ojos de su abuela
con la mirada de la ilusión
y de la magia
y que hoy
ya hombre
se agarra
a la muerte
con la esperanza
de que su Mercedes
ate sus memorias
al corazón
del niño
del amante
del hombre
que hoy si bien muere
es para contar una vez
más sus memorias
sus trenzas de vida
que encienden pequeñas ascuas
en Colombia
Bogotá
y México...



Gracias don Gabo...


De Pruden Tercero Nieto abril de 2014

Comentarios

  1. Te ha quedado precioso!! Se nos ha ido un grande pero nos ha dejado su esencia en cada libro que hemos leído.
    Un bonito homenaje!!
    Cariños…

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones