poniente sonrosado donde tejemos nuestros acordes

      nenúfares
incendian
de luz
los pétalos de nuestras auroras...
los pétalos de nuestra mirada niña...

      Sonrisa de piano...
primavera
que arrullo sonoro
se enreda
sin prisas
en tus manos
mis manos...

     meandros
de luz
tenue
trenza
donde te desnudas
princesa de versos
y de cuentos, ayyayya,
de malignos gigantes
y madrastras malvadas...
donde me desnudo
payaso
y nariz enrojecida
de rues
de noches
de desfallecimientos...

       alas
que desenredan
el hilo dorado de nuestros cabellos
las cometas de nuestros niños
tejidas
de carcajadas sonoras
y de río...
de manos de agua
que nos atan el uno al otro...

 
    teclas
donde ambos
enredamos nuestras manos
donde
al adormecer el día sus latidos
donde
al escaparse al Papá bueno
y a Mamá Naturaleza
una lágrima más
por este ser que ha dado la espalda
a los demás seres vivos
incluso a él mismo...
desnudos de tu princesa y de tu payaso
colgamos
en la nariz puntiaguda de la luna
tu alma niña
mi alma niña...

De Pruden Tercero Nieto, abril de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones