Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

A un latido aparte del mundo que conocemos…

Imagen
La siguiente cita, de Albert Einstein, es más profunda que cualquier palabra, todo lo demás será pálido reflejo, pálido espejismo o ilusión, pero no, no me conformo y uno mis palabras al regalo de la creación, a nuestra verdadera naturaleza.....

"El ser humano vive apartado de lo que nosotros llamamos universo...una parte limitada en tiempo y en espacio. Él se percibe a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos, separados del resto, producto de una ilusión de su subconsciente. Esta actitud es una prisión para nosotros; nos restringe en un reducto de sentimientos y de personas próximas a nosotros conforme a nuestros deseos. Nuestra mente debe liberarnos de esta prisión para envolvernos de la necesidad de todas las criaturas y seres vivos y el resto de la naturaleza en su belleza".
Albert Einstein



Peregrino...
Ciudadano de ruidos,
pesados fardos
y urgencias que se dan
cita en una callejuela
sin salida
donde el oboe se dirige
a ti, donde te habla con su voz divina…

Plegaria de amanecer…

Imagen
Aullidos...
El hermano lobo
trenza en sus ayes
quebradas de ponientes sonrosados
sobre macizos,
peñascos y praderas de Alabama,
Oklahoma, California…
y que ahora se desvanecen
al arrimo de la incipiente aurora...

Voz…
Canto
del hermano indio...
encordada al hermano fuego
y a los espiritus de la noche, Masauwu,
los Cachina, la mujer araña y Madre Tierra…
se eleva
cual algarabía del muecín
uniéndose en un vals espiritual a sus hermanos indios
y antepasados…
Su plegaria
peina praderas, sembradíos y riberas
con la sonrisa y alborada
de familias y familias cherokees, apalaches, sioux, seminolas;
se vuelve jinete
sobre potros que cabalgan las llanuras;
besa la hermana Tierra
y su agradecido fruto con tanto esfuerzo trabajado…

Salmo,
espíritu de fuego,
que trenza un vals con Mamá Naturaleza,
en su regazo,
en los que se hace un matecito con el Papá bueno
con aroma de bambú...
con caña de azúcar…

“Te ofrezco,
-Mamá Naturaleza
prende sus palabras
de pétalos de latidos
arboledas plenas d…

Miriel, relato de una superación…

Imagen

Vientos de guerra...

Imagen
Caballos que piafan
a la tormenta
a los bocados
que les prometen sus jinetes
al miedo que huelen
en cada caballero
o infante desangrado...

Cuerpos
que abren
heridas de amapolas
sus voces
de amargura a la guerra
al hambre de nueva vida...

Reyes
que dilapidan su trono
el alimento
de miles y miles de familias
mientras la guerra
se alimenta
de cada ilusión
de la vida que aletea en cada arboleda
en cada regazo del bosque..

Y una sola esperanza
acude
en ayuda de Merlín
el mago
Merlín
el hechicero
una Madre Naturaleza
capaz de encenderse primavera
en el canto de cada ave
en la lluvia
con que sus manos
siembran de primavera
y sueños
tierra, arboledas y esos gráciles hociqueos
capaz de renacer
fruto;

en ese ser humano
por fin sin armaduras
sin yoyoísmos
sólo con sus poderosos dones
entretejiendo versos de generosidad
y entrega fecunda
en sus manos
poderoso pecho
y ojos capaces, capaces de encender
con su mirada el cielo
de la enamorada
con sábanas entretejiendo
caricias y sonrisa de su ama…

Midnight Dancers

Imagen
lluvia...
hojarasca de ternuras
laten y crepitan
en nuestro árbol...
en nuestra secuoya ancestral...

estrellas
de acordes
en el titilar de tus ojos
y nuestra cintura
cuando cada primavera
sonríe
en cada paso
en cada vals
a medianoche...

en cada árbol
donde colgamos nuestros frutos
sin que el viento
de otoño o la levantisca de invierno
arroje al suelo de nuestra secuoya
(otrora nube)
nuestras semillas
y los signos de admiración de nuestros latidos, siisis

mientras el agua
sonríe entre sus cañadas de primavera
y en las manos
cuencos de tus ojos....


De Pruden Tercero Nieto, abril de 2014

Some Day, Some Night...

Imagen
Un día, un buen día... Pulso
cada latido
con tus cabellos, poesía,
y una voz que entreteje
el lenguaje
de los sueños
y de las aventuras secretas de niños...
Tejo con tu voz de sueño
cada alborada y poniente sonrosado
en las cometas que enlazamos
en las muñecas
tras las cuales correr locuelos...

Otro día, otro buen día... Me desnudo
incluso
de tu voz,
de los cabos
y las orillas
donde atrancar los balandros....
para arroparte
íntima y niña
con las guirnaldas de la noche...
con cada azalea
que novia
te sujetas en el pelo...

Y te trenzo, otro, otro buen día...
a cada ser vivo
que hociquea al amanecer
agradecido de esos signos de vida...
a mamá naturaleza
ávidade nuestros abrazos
de nuestras sonrisas de nuestros cuidados...
al pincel con que las mariposas
encienden de color
nuestras miradas niñas, siisisis

Te desprendo
de la voz impostada
de cada vez que nos apartamos
del camino
donde mi Sembrador de caminos,
y nosotros compartimos con los demás peregrinos
el cuenco de estas manos
con e…