A un latido aparte del mundo que conocemos…

La siguiente cita, de Albert Einstein, es más profunda que cualquier palabra, todo lo demás será pálido reflejo, pálido espejismo o ilusión, pero no, no me conformo y uno mis palabras al regalo de la creación, a nuestra verdadera naturaleza.....

"El ser humano vive apartado de lo que nosotros llamamos universo...una parte limitada en tiempo y en espacio. Él se percibe a sí mismo, sus pensamientos y sentimientos, separados del resto, producto de una ilusión de su subconsciente. Esta actitud es una prisión para nosotros; nos restringe en un reducto de sentimientos y de personas próximas a nosotros conforme a nuestros deseos. Nuestra mente debe liberarnos de esta prisión para envolvernos de la necesidad de todas las criaturas y seres vivos y el resto de la naturaleza en su belleza".
Albert Einstein



Peregrino...
Ciudadano de ruidos,
pesados fardos
y urgencias que se dan
cita en una callejuela
sin salida
donde el oboe se dirige
a ti, donde te habla con su voz divina…
nostálgica…
tú, enfermo...
tú, que como Pedro
caes una y otra vez en el agua, ayayayay…

La flauta…
Te llena llena de valses
acordes y latidos;
te invita, nos invita a desistir de nuestros enredos
y debilidades;
te atrae, cual Alicia en el país de las maravillas,
por el mundo de los sueños...
donde los latidos
son esas lianas
columpios
donde se cuelgan nuestros niños…
tu niño o niña interior…

Aalma prendida de pétalos…
Déjate
déjate henchir los pulmones
-ayayaayya ese aire viciado de ciudad-
de mamá naturaleza
de esos encinares
olmos
y sauces
que cuelgan sus ramas al cielo
que abren abrazo y latido
su savia al Papá bueno...

Late
enrédate a cada relincho
a cada piar
a cada gañido
del bosque
de la pradera

¿Lo sientes?
¿sientes cómo ese fardo
tan pesado
como es el materialismo
la soledad
o la urgencia
se deslíen
de tu cuerpo
como fatigadas prendas
como pétalos
deshojados...?

La flauta,
su enredo
divino,
te enlaza
te ata cálida
a cada ser vivo
te enlaza
a cada risa locuela
a cada latido castañuelas...

Flauta
Voz de gaita,
oboe y cello
cuales petirrojos,
viudas negras
y cardenalitos
revolotean
desde la cárcel que ha construido
tu mente, tu enferma sociedad
deconstruyendo
cada muro
cada dique
cada urna sin oxígeno...

Siendo libre....
siendo por fin ser vivo
siendo ese latido...
sólo sólo a un latido lejos de tu mundo...
doble, triple, compartido latido...
con tu mundo,
con el universo, con Mamá Naturaleza…
contigo mismo…

De Pruden Tercero Nieto, mayo de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones