Ojos de niño

Es un conjunto de relatos, poemas, vídeos, reflexiones dedicados a disfrutar de nuestra concepción de seres humanos como hermanos, como hijos de la misma naturaleza (y, por tanto, corresponsables de ella), como olas en movimiento. En la misma medida que necesitamos sonreír, recibir ternura, ser abrazados, hallar un hogar, etc., seamos ternura, sonrisa, hogar y abrazo para los demás.

Naufragio de pétalos...



http://youtu.be/gZLRjXorI_4

Naufragio...

Arrullo de agua
rompe
en las heridas
de nuestras miradas castañas...
en las heridasd de unas manos desmayadas en la orilla...

El azul deslíe
su grana de poniente
en cada esquife, en cada pequeña sístole
y diástole a la deriva...ayayyaya...
Balandros de latidos, de amor,
bollas y faros
hieren de luz nuestras trémulas manos....

La noche, arrullo,
sereno barlovento...
sonríe un pequeño fleco de agua
nos orilla suave
y nos besa mientras la marejada
aún nos estremece con su rumor de gigante...
con su rumor de hospital...
de naufragio, ayayyaya...

La noche, arrullo,
sonrisa de piano,
teje pequeñas calcetas para la luna
con nuestros latidos
con el doble latido de tusmanosmismanos...
Tejados altos de cielo con conchas de luz
grabadas en los ojos de las estrellas
tejen pequeños relatos
pequeñas sonrisas
que no entienden que no pueden entender
tamaño castigo
que no entienden que no pueden entender
cómo dos trémulos latidos
han de saltar de naufragio en naufragio...

El azul
deslabaza sus dedos de agua
mientras la luna inicia pequeñas cabezadillas
y unos niños locuelos
le quieren quitar su gorro de dormir...
sonrisas castañuelas
que gritan sonríen chillan
Prudencito la llevas tú
Mariiita que ahí no llego
cobardícola...
María, aún eco de cama de hospital
y pugna con sus ausencias y heridas,
sonríe con labios de aurora
sonríe manos y regazo
que adormecen lágrimas y pequeños monstruos
que asustan a Prudi Pataletas
que adormecen adicciones,
que no suman que restan,
y afebrada cuelga una pequeña tienda de campaña
ante el cuerpo encogido de este pobre payaso de emociones
que estremecido de ansiedad
llora, se desgañita, cuelga en sus ojos
candiles donde haga ovillo y hogar su Mariiita
cuelga en sus ojos
balandros sin otra vela sin otro sendero
que el doble latido de sus esquejes en la madrugá...

El azul
llora por fin lavanda
en el cielo
besando dulce a la noche que se marcha a su alcoba
de luz...

Tintineo...
Borlas de mar...
Esquejes de marineros...
Naufragio...
Hermoso despertar con las manos
con los ojos
con el pecho
trenzaito de agua en los brazos del ser amado...
Sonrisa del Papá bueno, de Mamá Naturaleza
mientras un Sembrador de caminos
sonríe desde la orilla
y corre locuelo a tuencuentromiencuentro...

El violín deslíe sus nostalgias
sus heridas aún
en nuestros ateridos miembros
en cuyo interior
sólo se escucha
si guardáis silencio
un te quiero, mi Mariiita,
claro que te quiero...
y un te quiero, Prudencito,
mi Prudecito... mientras lágrimas y abrazos
el Sembrador de caminos
nos coge de las manos
y nos conduce castañuelas
a un nuevo día... a un nuevo estremecimiento
de nuestros latidos en el sendero...

De Pruden Tercero Nieto, 12 de octubre de 2014
 
 

Ojos de niño...

        Calentando motores para la publicación de dos poemarios: el primero, el entrañable, Candil de payaso. Paseos íntimos en mi roulotte; el segundo, el del hogar, el del amor y el de cada sístole y diástole de cada miembro del hogar: Vals de acordes entre tusmanosmismanos... ¿Queréis echarle un vistazo a cómo serán los dos poemarios? Sin compromiso ninguno... Sisiisis.

http://www.amazon.com/…/dp/1502768933/ref=la_B00OD90OT6_1_1…



         A continuación os remito un fragmento de uno de los poemas, no puedo escoger, he escogido este porque creo que representa el corazón del protagonista, de ese payaso, de ese niño pequeño, de esos latidos aún por primaverear, aún por llenarse de pétalos de luz....Espero que os guste y os llene el gusanillo de leer el poemarios, para mí preciosoooooo

Si un día tu almita buena, mi niño Dios…

Si me sentara contigo, mi niño Dios,
si un día mis ojos pudieran posarse
siquiera por un rato en los tuyos,
si acaso mis palabras pudieran traducirse
por unos instantes para alcanzarte,
para rozarte siquiera, para acunarte...
jolín, mi niñito bueno,
me quitaría mis traje de payaso,
me quitaría las zapatones blancos, muy blancos,
llenos de mis angustias diarias,
me quitaría tanta urgencia
en mis pasos,
tanta necesidad creada
jolín, mi niño Dios...
Si un día tus ojos se posaran en mí
lloraría... serían tantas lágrimas
que se han quedado
colgadas en mi alma
serían tantas palabras que
avaro encerré en mí
sin permitirlas volar
palomas blancas
a los ojos, a las manos
de los necesitados...
Si un día fueran tus palabras
las que me hablaran,
si un día fuera tu voz
la que acertara a escuchar
se me encogerían los versos
se me encogerían las melodías
que como cometas lancé al cielo... (el poema continúa por supuesto)

De Pruden Tercero Nieto, naturalmente...