domingo, 14 de diciembre de 2014

While You Raise Us...




herida de piano...
donde huellas una vez más
cada carcajada sonora,
cada abrazo,
cada sonrisa entre descarnadas
y hambrietas ramas
de diciembre, sisiiisi


vals y piar de flauta...
luminosa alborada
y oropéndola de los Andes,
de la estepa india,
de cordillera nevada en Eire,
de humedales manchegos...



alas de luz...
nos elevas,
cometa y trenza,
a una estampa de Navidad,
por un instante próxima,
donde el beso
el abrazo
el amor constante de tu Sembrador de caminos,

virgen María,
es ese acorde
ese instante donde el alma
por fin....

se vence.

De Pruden Tercero Nieto, 14 de diciembre de 2014
Feliz Navidad

viernes, 12 de diciembre de 2014

Recital orquesta con Candil de payaso y Vals de acordes entre tusmanosmismanos



Hoy nos hemos reunido con la excusa de estos acordes… acordes  que, desde cada pétalo de amor, desde la luz de cada una de nuestras almas… de la poesía encadenada de latidos, de versos, en fin orquesta de latidos,  crecen  cruzando distancias para, gracias a la magia de la poesía, tendernos las manos, curarnos y aliviarnos de nuestros miedos, nuestras inseguridades, nuestras vergüenzas, nuestros disfraces….
Quizás por ello la voz del poeta, o payaso, es una voz más, es un latido más junto a vuestras recitaciones, querido  Eloy,  querida Tomi, queridos alumnos del IES “Ojos del Guadiana” hoy también con nosotros… bisbiseos cada una con un latido, con un doble latido donde trémula susurra, timbra, se nutre, late la voz alma de mi humilde hato de versos y latidos…
 Cada uno, cada persona trae su voz, su mágico y milagroso don que cruzamos, con que tendemos puentes… Mágica orquesta, pues, es la que esta noche vamos a conjurar: singular, única, como la que vuestros latidos, luego en silencio, cuando nuestras voces se difuminen una a una en vuestras mentes, se encardinarán a estos humildes versos acordes latidos, o a otros cualesquiera…
 No perdamos la magia, la luz, porque todos, y a estos os sumamos a vosotros, querido público,  en nuestro hato traemos nuestras propias esperanzas, nuestros propios temores, nuestros propios encuentros… nuestra propia magia… Dejad pues que estos acordes florezcan, se cojan de vuestras manos, se mezcan en vuestros sueños… y mañana quién sabe serán vuestros latidos acordes magia la que nos mecerá a este humilde payaso y a su roulotte… 
Gracias, gracias, por venir