Entradas

Mostrando entradas de junio, 2011

Dos pequeñas palabras que son tu vida y la mía

Imagen
Hermosa, poética, llena de resonancias agridulces y sostenida de nuevo por el piano, la voz de Julie Zenatti, nos traza esta estampa de ausencia y de amor... Los acordes del piano sostienen los puntos de lamento que nos estremecen, que nos sacuden y que nos laten... Las palabras abren, descierran, orean todos los silencios, todos los reproches, todas las palabras no dichas... cuando, y no podemos impedir que su eco nos abrace, el alma, la música, la voz, los recuerdos, todo conducen a las dos palabras que una y otra vez nos expresa, prorrumpe desde su alma, "las dos pequeñas palabras que son mi vida y la tuya, que hoy son tu vida y la mía". En esa despedida en voz baja, en ese sentimiento que perdura en nuestra alma, quedan grabadas las dos palabras incluso cuando la canción deja de sonar, gracias, Julie Zenatti, por tu alma, tu voz río y tu poesía.       A continuación, la traducción muuuuuuuuu libre de vuestro cansino oficial:

'He tratado más de una vez de marcha…

Tattoo, de Jordin Sparks

Imagen
Batería, sintetizador... introducen esta composición soul que se nutre y fluye por medio de esta voz alma que es Jordin Sparks. Susurro de nuevo, íntimo y lleno de ausencias y dolor, nos late, nos alcanza y, no obstante, nos deja una sensación de dulzura, de alma, de latido que no nos abandona, aunque la voz se halla callada, que enciende en nosotros la llama de los que no están , su presencia inevitable y río, sus olas en movimiento en nuestra alma, sus ojos asomando nuestras sonrisas, nuestras ternuras, nuestros abrazos, nuestros amaneceres y anocheceres.... Uffffffff.
       (A continuación cómo no la traducción de vuestro cansinoooooooo oficial)
'Oh Oh Oh...
NO importa lo que una piensa sobre el amor
Siempre vuelve a por más
pongo mi mano en el fuego
más pronto o después, alcanzaré lo que ando buscando

NO importa lo que una dice sobre la vida
aprende cosas que le crujen el alma
que la verdad es un extraño
que el alma está en peligro, que voy a dejar mi espíritu libre.

Para admiti…

El pequeño milagro.

Imagen
Hoy tienes un nuevo día, puedes hacer como si no importara, puedes dedicarte a otras cosas, puedes esconderte, puedes echarte en cama y decir que no puedes, que estás harto (o harta),...          No dejará de pulsar -parece decirnos la música que nos acompaña- la melodía de cada planta, de cada ser vivo, no dejará de pulsar con su energía cada uno de los milagros que te rodean, no dejará de encender el horno vital de las personas que te rodean, no dejará de asomarse en tus ojos la maravilla de cada anochecer, de cada amanecer, del aire que llena y da vida a tus pulmones...        O puedes abrir los ojos -¿escuchas el sonido del arroyo, nuevamente? ¿eres capaz de apreciar todos y cada uno de los colores que he dispuesto para ti? ¿eres capaz de asomarte a los ojos de los demás con el don tan maravilloso que te he entregado? (parece decirnos la madre naturaleza, con la dulzura y magia que nos besa suave mediante los latidos musicales de esta composición)-,  puedes mirar a…

Música como caricia, ternura y alma para nuestros ojos de niño

Imagen
Disculpad que os haya tenido algo abandonados, es verdad a veces que la realidad nos abaja, nos conduce a la orilla...        Me gustaría retomar el contacto con vosotros con esta linda composcición.. Me encanta el sonido del violín y del arpa, dulces, llenos de latidos, de resonancias que tantean en nuestra alma, que besan suaves sus aristas, que escuchan serenas sus sollozos, que  nos abraza tierna, que levanta nuestros brazos y nos amanece...      Gracias, Helen O'Hara por este pedacito de cielo, gracias por este amanecer de nuestro alma, porque llegarán más noches, naturalmente, pero nuestra alma, con los ojos abiertos, se hallará un poco más preparada, mientras melodías, personas y nosotros mismos, amanezcamos a nuestra sonrisa, nuestra alma, nuestra ternura, nuestros latidos... y seamos alma y latido en los ojos de los demás, buenas tardes

No olvidemos el nombre de los que nos amanecen

Imagen
El sonido del violín abre esta composición, como un llanto entrecortado, como un suspiro que no alcanza la paz, como un dolor hondo... Los acordes del piano, como olas en movimiento, nos abrazan, nos besaneconn n suave susurro y en nuestro pecho musitan estas palabras que como un salmo de paz se nos introducen y nos despiertan de nuestras pesadillas, de nuestros miedos...           En esta noche, quiero hacerme eco de sus palabras, ¡cuántas veces nos hemos caído!¡cuántas veces nos hemos abajado en la orilla! ¡cuántas veces el dolor nos ha hecho dudar de quién somos y nos ha cerrado a los demás! En esta noche quiero hacerme eco de estas imágenes de Simba, quien muerto su padre, cae en la depresión, en la desconfianza... quiero hacerme eco de todas las personas que nos han amanecido y nos amanecen, porque por ellas, por todo lo que sembraron, siembran y sembrarán  en nosotros, no podemos permitir que el dolor (que llega), la depresión (que nos abaja), la pena (que nos deja h…

Asomemos a los demás nuestros ojos de niños

Imagen
Los acordes desde el principio nos hablan -contemplad las imágenes del niño que lee- de la capacidad de soñar, de la capacidad de alcanzar los sueños (el amor, la felicidad, convertirse en mayores..), de la capacidad sobre todo de contactar con nuestros niños interiores... La voz de Enya, alma, sueño, puente, nos transporta a nuestra infancia y nos sumerge en nuestra alma adulta que ha olvidado su capacidad de soñar y lo que es más importante, la capacidad de compartir, de convivir, de a pesar de nuestras prisas, miedos, preocupaciones, la capacidad de tender puentes que nos acerquen, que nos almeen, que nos llenen de latidos... Uno, es cierto, últimamente se abaja en la orilla, pero también sabe, gracias a esta composición y a todos los que me acompañáis, que acurrucada, como un niño, el alma continúa soñando, continúa a la espera de que me despierte y continúe dibujando en mi sonrisa y en mi alma los ojos siempre soñadores, abiertos y amorosos de un niño, feliz noche.


'E…

Variaciones sobre el canon de Pachebel, George Winston

Imagen
Siempre este latido consigue transportarme, creo que ya lo he comentado, pero uffffffffff, y si enmica son unas variaciones sobre el canon interpretadas con ese alma, con esa capacidad de sacarnos de nosotros mismos, con esa capacidad, en su recreación, de hacernos superar nuestros miedos, nuestras angustias y tender puentes a los demás, de ser unos con la naturaleza, con cada uno de los seres vivos, de asomar nuestras miradas a los ojos de los demás desnudas, vivas, únicas como lo es nuestro alma, y, al mismo tiempo necesitadas de ser alcanzadas, como aquí las notas que alcanzan el alma del piano, por el alma necesitada y plena de nuestros seres queridos, de nuestros familiares, de nuestros prójimos... Podemos cerrar los ojos, sí, o podemos seguir ciegos de nuestros sueños de materialidad, de soledad, de prisas, o, en cambio, podemos abrir nuestra alma, con la cadencia que los dedos, prolongación del alma de George Winston (intérprete), a la sonrisa, al abrazo, a la ternura, a…

Amanezcamos a nuestros ojos de niños...

Imagen
El violín y la flauta son los elegidos para presentar esta nana céltica. La voz dulce nos arrulla con sus latidos, con algunos rasgueos de guitarra, nos acuna, nos hace sentirnos en el cielo con ella, nos devuelve la capacidad del ser humano de soñar, nos besa suave nuestra alma, nos acaricia, nos alcanza su ternura, haciéndonos sentir niños de nuevo, llenándonos de su sonrisa, de su palabra alma, de su ola en movimiento, de sus ojos de niños, de la capacidad de todos los seres humanos de hermanarse en ese vuelo, en esos ojos de niños, de ser realmente seres vivos sin que el "monstruo" de nuestras materialidades, de nuestras prisas, de nuestros miedos y de nuestras soledades nos alcanza despertándonos de lo que debería ser nuestra realidad, buenas noches.

'Flotamos en el aire
flotamos en el cielo estrellado
La gente alla lejos debajo de nosotros
sueñan cómo volamos.

Me mantengo muy firme
cabalgo sobre la el cielo estrellado azul
Y siento que puedo volar
tan alto en el…

One More Girl, de The Wreckers (Michelle Branch y Jessica Harp)

Imagen
Los acordes de guitarra nos introducen esta canción de carretera donde la voz, primero de Jessica Harp, dulce y llena de latidos hondos y dolorosos, nos abrazan, nos contagian, nos llenan... Pronto la voz alma de Michille Branch se suma a la de Jessica Harp expresando el dolor, la angustia, la incomprensión. Lo que podría ser una canción de carretera más, se convierte en una expresión contenida pero clara de dolor ante la marcha, ante la despedida... Me vuelve a conmover cómo el dolor que debiera ser grito se convierte en una marea, en una ola que viene susurro, pero alma a morir a la orilla.

        (A continuación la traducción, cortesía de vuestro cansinooooooooooooooooo oficial)

Pongo mi mejor sonrisa de circunstancias, chiquillo,
porque sentía que mañana cuando amanceciera y estuvieras en otro sitio me haría daño.
No sabes lo que quieres, aunque en este momento podría ser yo
diriges tu mano hacia mi rodilla, como una novedad más.

Sólo soy una chica más en tu camino
simplemente u…

La canción de las estrellas (quinta parte)

Imagen
7.-  Relato de las princesas prisioneras

    Hace mucho, muchísimo tiempo –continúa el relato la elfa Talita-, más del que se encierra en el corazón de las montañas y en el seno de los más profundos valles, la reina Selene, desposada con el libidinoso Helios, le había pedido que le trajera a las princesas más hermosas del vasto universo. Así lo hizo su obediente y también orgulloso marido, consiguiendo reunir a princesas de todas las partes del universo que, según sus lugares de procedencia, formarían después, las constelaciones que conocemos con el nombre de Libra, Escorpio, Acuario, Piscis... Mas lo que ambos esposos no pudieron evitar es que las prisioneras fueran marchitándose. A ello contribuía poderosamente saberse las futuras víctimas que la reina cada plenilunio reclamaba. No era de extrañar que más de una cayera en los galanteos del infiel marido, sin intuir que tras las promesas de libertad y de amor sólo se hallaba la mera satisfacción sexual. ¿Cómo podría explicarte, Le…

A solas por tus calles, Jaén

Imagen
Hoy quiero nombrarte, candil, Mientras, una a una, me desprendo De la sonrisa, de los tirantes, del pantalón Bombacho, del paraguas, de los zapatos Y, cómo no, de mi nariz morcillona.
Hoy quiero, candil, prendarme De nuevos recuerdos, globos de ilusión Cuya impresión perdure Un solo instante y, después, Un cálido y sincero recuerdo.
Quizás sea el paraguas, Candil, entre tantos ojos abiertos. Quizás la pereza de este payaso Quien no pueda suscitarte trémula. Palomas hay que ha abrazado mi cuerpo, Sonrisas que, encendidas ayer Recorren aún la soledad de este cuarto. Te miras hoy, ¡ay, candil! En las calles despiertas de esta ciudad adoptiva Y pulsas, mientras recorres sus paseos y sus gentes El pálpito escondido, la trémula huella Que sumar nuevamente a la trouppe de mi roulotte. ----
Resulta difícil, te dices, Así lo confirman la lentitud de tus movimientos, Encender este nuevo candil, Mientras quedan desmadejadas Las prendas del h

Symphony, de Sarah Brightman

Imagen
Hermosa, punteada con sonido de violines que se vuelven precursores del dolor y a continuación haciéndose eco de las palabras el piano traza acordes que nos alcanzan, que nos huellan, que expresan latidos de incomprensión,  de dolor alma que se escapa entre la piel ante la marcha del amor... Es curioso cómo una canción de despedida se convierte en esta composición en una sinfonía de acordes, melodías, coros vocálicos, voz de la cantante que parecen abrazarse con todas sus fuerzas al sentimiento, negándose de la forma más pura y dulce a que el amor se vaya. Disfrutadla, como yo la he disfrutado, merece la pena.

    (A continuación la traducción del cansino oficial)

'No sé qué se supone que debería decir
cuando de repente te marchas.
Y no te apetece hablar
Y  temes ahora escucharme,
no quiero nada de esto.

Oh, no sé de qué forma debería comenzar
me parece que nos amamos con el alma,
con el alma aprendimos
y aquí observo atentamente el cielo
como si de alguna forma tuviera la respuesta
No p…

Asomemos nuestras sonrisas en los ojos de los demás

Imagen
Buenas noches, no lo dudemos. La mejor música se construye cuando tocamos, cuando sonreímos, cuando sentimos, cuando somos escucha atenta, cuando pedimos perdón... Esta composición quiero dedicarla a todos nosotros, porque a veces la realidad nos abaja, porque a veces el dolor nos ahoga, porque a veces la soledad nos roba el aliento... porque a veces nos olvidamos de ser olas en movimiento, porque el dolor y el miedo es tan grande que nos deja varados en la orilla...            Son composiciones como ésta, con su dulzura, con su voz próxima a la nana, al susurro y a la voz del paraíso -la  flauta nos traslada enseguida- quien debe esta noche acunarnos en sus brazos, quien dulce y tierna debe besar nuestros ojos cerrados de lágrimas y de dolor, quien, ahora se suman las voces vocálicas, deben hablar dulces a nuestros oídos y decirnos en un susurro, es normal que caigas, tómate tu tiempo, pero mañana necesitamos, de nuevo, tus voces, tus sonrisas, tus inquietudes, tus ojos de niñ…

¡Amaneced!

Imagen
Levantarse junto a los brazos de alguien, sentir la alegría del amanecer revoloteando en nuestra alma, ser conscientes de la alegría de vivir que pone en nuestras manos este nuevo sol, limpiar nuestras ventanas para mirar mejor y para encendernos dulces y tiernos en la mirada de los demás, ducharnos con la brisa y humedad de la mañana de primeras horas, no permitir bajo ningún concepto que el miedo, el dolor, las inseguridades nos impidan que los demás disfruten de nuestra ternura, sonrisa, alma, latido... Cerrad los ojos, dejaros acariciar por esta música por unos instantes, luego, abriros a esta cálida y soleado mañana de domingo donde estáis sanos un día más, donde podéis disfrutar de vuestros hijos, hermanos, padres, donde se nos ha dado una oportunidad más para compartir, convivir, sonreír, amar, ser ternura, construir... Podéis quedaros dormidos, naturalmente, pero... cuánta alma se perderán los demás. Amaneced, por favor.