Amanezcamos.

      Amanezcamos, dejemos que la luz, nuestra consciencia de ella, nos llene de energía, dejemos que la noche, con su descanso y arrullo de nuestros temores y miedos nos serene y nos prepare, dejemos que la consciencia de nuestra salud, nuevo regalo, y de la que nos rodean, nuevo milagro, sea una nueva oportunidad para dar, para sonreír, para regalar, para expresar nuestra ternura, nuestra dulzura, dejemos que nuestros latidos se conviertan en eco de otros latidos, que, a su vez, sean nuevos amaneceres en aquellos que nos rodean. Feliz semana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Por favor, ¿me abrazas?