Anochezcamos

    Una nana dulce para descansar, para recontar las velas encendidas que hemos dejado durante el día, para llevarnos en nuestros abrazos cada una de las sonrisas, abrazos, caricias, latidos que cada persona, que cada canción o cada película encendió en nosotros, para descansar nuestros ojos con los dedos de la magia, del descanso, de la dulzura y de los latidos del alma... Mañana otra cosa tendremos que contaros, buenas noches

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Trenzas de columpio a la luz de la luna...