Laughing With

         Escuchad sus latidos, siempre acompañados al piano de unos acordes que acompañan tibiamente a esta voz algo rasgada, pero alma de Regina Specktor, escuchadla porque entre sus palabras hay mucho de denuncia, de dolor, de incomprensión... dirigidas contra Dios por la gente que se muere en los hospitales, por la gente que muere en una guerra, por aquellos que no pueden comer y pasan hambre, Es cierto, Regina, a veces creo que Dios tampoco se puede comprender y también se tiene que llenar de rabia, cuando gente como la de Lorca pierde la vida, pierde el hogar y pierde a aquellos que han amado tanto. Sin embargo, me pone la piel de gallina aquella madre que al dar la vida salva la vida de sus hijos. Entonces creo en las maravillas que puede hacer el ser humano y, entonces, creo un poco más en Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones