Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Con vuestrasmanosnuestrasmanos...

Imagen
Guitarra...
Sonríes entre las primeras
trenzas de la aurora
nuevos versos
en las manillas
y carilla demacraita
del bebecito enfermo en que se ha convertido
el ser humano, ayyayayya...

      Encinares,
saucedos y caudales sagrados...
Trenzáis
pétalos de primavera
que llueven para arropar
las fiebres y resentimientos
de los sinsabores de este bebecito
en vuestrasmanosnuestrasmanos...

      Gritos de vida recién estrenada...
hociqueos
de lobeznos, cervatos, jabatillos,
gazapos...
Os colgáis
cuales enredaderas de almitas buenas
entre sus ojillos enfermos incapaces a veces
de contemplar el milagro de vida
y de sus espéndidos regalos
en las estepas, cordilleras, sabanas
y manglares
en vuestramiradanuestramirada...

        Flautas edénicas
flautas de salmos
de alas de luz...
Valses de paletas
frescas... Verduras
de ponientes sonrosados...
Tañéis hoy versos,
epopeyas, romanceros,
eddas
con nuevas cimas cuales
el Aconcagua, el Aneto, las Rocosas,
el Himalaya
que arropan los balandros extrav…

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

Imagen
Guitarra...
Prendes,
Parca, los hilos de alegría
y esperanza
de Prudencito, ay mi Prudencito...
Gateas en el suelo
donde lágrimas de soledad
y tristeza
acunan manillas,
arropan húmedas el corazoncito....

      Guitarra...
Tocas, sístole y diástole española,
pedacitos de latidos
y besas trémula
cada mano tendida y desolada donde Prudencito
creyó perder a Mariiita
en sus ausencias en sus dependencias, ayayyay...

        Vals de piano y guitarra
flauta edénica
que primavereas cada pétalo
de viudita de cardenalito
de alborada
en las quebradas heridas
de tus efebos niños...

      Flauta espirritual,
enciendes cada trenza
de manos, de corazoncitos entregados
de la almita Lázaro de mi Mariiita...
y tu voz arropada con la brisa
del viento en tu túnica
mientras la almita de Mariiita trenza
columpios a la luz de la luna
late en mí:
no te preocupes, Prudencito, ay mi Prudencito
sólo estaba dormida, siisisi...

De Pruden Tercero Nieto, 23 de julio de 2014

La flamme sacrée...

Imagen
Prudencito, ay mi Prudencito...
sonrisas de piano
te alzan las manillas
cuales alas de bebé golondrina
azorada de volar...
ayes de violín
llenan tu hogar con el vals de tus sístoles y diástoles...
platillos, sus acordes castañuelas
procedentes de la China, siisisi...
llenan de abrazos, de un cashooooooooo abrazo
tu corazón lleno de quebradas
de sonrisas precipitadas en la soledad
del dolor, de la ausencia, del sufrimiento,
de la enfermedad de Mariiita.

Prudencito, ay mi Prudencito...
sonrisas de piano
trenzan versos de primavera
tejidos
con la almita castañuelas de tu Mariiita
que prende siempre una nueva aventura, esoeso
cascarrabias espeta a mi Prudi pataletas requete pataletas...
Prudencito, ay mi Prudencito...
voces de luz,
plegarias
te arrebatan
nos arrebatan
con sus alas blancas
ambos cogidos en un doble latido con los imperdibles
de Mamá Naturaleza,
del Papá bueno y del Sembrador de caminos...

Prudencito, ay mi Prudencito...
lazadas
deslían
nuestros miedos
nuestros arrechucho…

De tu mano, ser humano...

Imagen
Deambulo contigo, ser humano,
a tientas, a ciegas
porque incluso tu mano
ha dejado de cogerse de mi mano

Realidad,
gritas
abres heridas
quebradas de sombras
en las manos de mi tan desquiciado y desorientado
ser humano;
en las grietas descascarilladas
que recorren ahora la sonrisa mortecina de un niño
o de un adolescente o de ti misma
tantas veces impasible, ayayyay...

Mi mirada, entonces
se detiene
sin ver en las cuchillas
de la muerte que traspasan
los pulmones
castañuelas de un adolescente
que se agarra a un cetme o un subfusil
con la misma rabia que un suicida a sus pastillas, ayyaya...

La realidad, y con ella
mi regazo desmadrado
mis ojos llenos de ausencias
y de lágrimas
se vuelve
alarido
ante la ausencia de esperanza en el bebé
que reza por la vida en una mujer embarazada
alcanzada por un tiro colateral;

Entonces
mi alma, mi almita buena,
quiebra torrenteras de lágrimas
en cada cara
que dejó de regalar una nueva alborada o poniente sonrosado...
entonces, mi alma, mi almita buena…

Trenzas de guirnaldas rosas en la sonrisa, manos y regazos del ser humano, ayayyaya....

Imagen
Apenas niños,

apenas adolescentes
apenas hombres...
apuntan con dedos de muerte
en Gaza, Tel Aviv
o Ucrania
a otros seres humanos
y trenzan heridas de pétalos sonrosados
en sus manos
en sus labios
en sus sonrisas...

       Plegarias llenas de quebradas
y ausencias
ascienden al Papá bueno
sin que importe en absoluto
si se llama
Yahvé, Alá o Buda, ayyayayya...
Llamas prenden
sonrisas de fuego y humo
en hogares
en vuelos de turismo
sin que los pétalos
de Tu bondad o primavera
trencen alboradas de esperanza, ayayyaya...

     No nos olvides...
no dejes de descolgarte, Papá bueno,
por esos cielos
para arrullar a esas madres
de niños con sus gargantas
para siempre cercenadas...
a esos adolescentes
que ya nunca besarán con timidez
y urgencia los labios de su primer amor, ayayyay;
a esos padres que no volverán
al hogar cansados
del trabajo
para pegarse una ducha y sentarse con sus hijos
antes de quedarse dormidos rendidos...

       Enciende las mariposas
de luz
con que un día regalaste
a este ser…

Plectro de luz que canta tu vuelta victoriosa, mi Mariiiita

Imagen
Plegarias de luz
que ángeles derraman en esta noche sagrada...
acordes de hogar que un Papá bueno
arropa con sus dulces lágrimas
y latidos...
Mamá Naturaleza que teje
el manto con las sábanas de cada hociqueo
de cada latido
de cada grácil arrobamiento de plantas y arroyos...
Plectro que tañe el poeta...
este bardo de estrellas y de llantos de hadas...

       Lágrimas en el ojal de mi almita...
quebradas de cirros en mis sístoles y diástoles
contemplad
cómo Mariiiita,
figura a caballo de una feraz loba
regresa a nosotros, regresa a nuestros latidos...;
cual ave de luz
llena de guirnaldas la noche
y sus contornos... con su belleza...

      Payaso de sonrisas tejidas
en sus remembranzas, en sus callejuelas
de tanta y tanta ciudad adormecida...;
adormeciéndose los balandros
en el mar y arena de sus ojos,
de sus manos
en su regazo
en su figura demacrada
y atribulada
regala la noche a mi dulce elfa, mi Mariiita,
con su propia luz,
con sus propios soles
encima de la impresionante …

Wake Up...

Imagen
pasos en el sendero...
una manos se tiende a tu cama en el hospital, mi Mariiita...
su voz vuelve a pronunciar tu nombre, tu límpida
y cristalina alma...

lirio de mamá naturaleza...
toma mi mano...
ten estos pétalos de luz
con que siempre te he iluminado
ten esta alegría castañuelas
donde resuena l
el hociqueo de cada ser vivo recién nacido en el bosque
en la pradera, sisiisi..
ten este regazo de madre
con que he llenado tu alma a nuestros perdidos ahora, ayayya,
Isma y Miri...
con que tus ojos
se han llenado desde pequeña...

lirio de mamá naturaleza...
toma mi mano....
ten estos versos de latidos
donde tu Pruden, tu Prudencito,
te llama
trenza sus latidos sus pequeños pero enamorados latidos
a tu herida y enfermita alma....
donde tu Pruden, tu Prudencito
teje tus manos de hierbabuena, almizcle y albahaca
teje tu regazo
de luz, de cantos de petirrojos, abubillas y cardenalitos...
ten esta mano...

Mariiiiita
¿te has olvidado
que en tus manos
he puesto el regalo más preciado?
¿que en…

Home

Imagen
Mariiita, por fin, ha dejado la uci, por fin en parte está en casa... pero la verdad es que sé con certeza de que siempre ha estado en nuestro hogar, en el hogar de vuestros latidos, en el hogar de vuestras oraciones... Hoy por la tarde la han subido a planta de hospital abandonando así la uci... no tengo, no tengo palabras para devolveros el infinito regalo que nos dedicáis día sí y día también... (te va a crecer la nariz, te va a crecer la nariz, ¡Prudencitoooooooooo!).... y sí en cambio un infinito agradecimiento... porque vuestros faros, vuestras luces, vuestros romances de niños, vuestros romances de bardos... la han devuelto a la orilla, como un marinero, yo en la orilla esperando con nuestros niños latidos con nuestros niños alma... gracias graciassssssssss
Tubas de Irlanda
prenden cordadas
entre escarpados fiordos
y acantilados
que besan jirones de nubes...

Romances de cuna,
lullabys en enmarañados
vergeles de sus apuestos y heroicos padres;
poemas de bar…