Trenzas de columpio a la luz de la luna...

      Guitarra...
Prendes,
Parca, los hilos de alegría
y esperanza
de Prudencito, ay mi Prudencito...
Gateas en el suelo
donde lágrimas de soledad
y tristeza
acunan manillas,
arropan húmedas el corazoncito....

      Guitarra...
Tocas, sístole y diástole española,
pedacitos de latidos
y besas trémula
cada mano tendida y desolada donde Prudencito
creyó perder a Mariiita
en sus ausencias en sus dependencias, ayayyay...

        Vals de piano y guitarra
flauta edénica
que primavereas cada pétalo
de viudita de cardenalito
de alborada
en las quebradas heridas
de tus efebos niños...

      Flauta espirritual,
enciendes cada trenza
de manos, de corazoncitos entregados
de la almita Lázaro de mi Mariiita...
y tu voz arropada con la brisa
del viento en tu túnica
mientras la almita de Mariiita trenza
columpios a la luz de la luna
late en mí:
no te preocupes, Prudencito, ay mi Prudencito
sólo estaba dormida, siisisi...

De Pruden Tercero Nieto, 23 de julio de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis