Plectro de luz que canta tu vuelta victoriosa, mi Mariiiita

         Plegarias de luz
que ángeles derraman en esta noche sagrada...
acordes de hogar que un Papá bueno
arropa con sus dulces lágrimas
y latidos...
Mamá Naturaleza que teje
el manto con las sábanas de cada hociqueo
de cada latido
de cada grácil arrobamiento de plantas y arroyos...
Plectro que tañe el poeta...
este bardo de estrellas y de llantos de hadas...

       Lágrimas en el ojal de mi almita...
quebradas de cirros en mis sístoles y diástoles
contemplad
cómo Mariiiita,
figura a caballo de una feraz loba
regresa a nosotros, regresa a nuestros latidos...;
cual ave de luz
llena de guirnaldas la noche
y sus contornos... con su belleza...

      Payaso de sonrisas tejidas
en sus remembranzas, en sus callejuelas
de tanta y tanta ciudad adormecida...;
adormeciéndose los balandros
en el mar y arena de sus ojos,
de sus manos
en su regazo
en su figura demacrada
y atribulada
regala la noche a mi dulce elfa, mi Mariiita,
con su propia luz,
con sus propios soles
encima de la impresionante cabalgadura...

       Rimador de sonrisas
de pétalos de ternura y bisbiseos de besos
tañe tu lira de auroras y ponientes sonrosados
al ritmo de las batallas épicas de la princesa de haldas
y pétalos de petirrojos y cardelanitos
contra Triglicéridos


Zetonas
Colesterol,
Tensión a lomos de los cirros y nimbos
con su pancreas rendido, pero luchador...

       Trémulos acordes de hogar,
de aventura, del más allá...
la devuelve de manos de Mamá Naturaleza
de los latidos que la han doblelatidado
de vuestras manos ofrendas de almitas buenas;
de las manos de médicos, de enfermeras,
de auxiliares de enfermería, de celadores
de las manos que regazo y alma
la han acunado cual mi Prapra, Raquelilla, Noé,
Amparillo, mi prima, Pepe Torres...
de las que no la han acunado, ayyayaya...
y de las manos de Prudencito, sisisiisi,
la engalana
y nos la devuelve victoriosa de su batalla con la muerte...

De Pruden Tercero Nieto, 12 de julio de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones