La flamme sacrée...



Prudencito, ay mi Prudencito...
sonrisas de piano
te alzan las manillas
cuales alas de bebé golondrina
azorada de volar...
ayes de violín
llenan tu hogar con el vals de tus sístoles y diástoles...
platillos, sus acordes castañuelas
procedentes de la China, siisisi...
llenan de abrazos, de un cashooooooooo abrazo
tu corazón lleno de quebradas
de sonrisas precipitadas en la soledad
del dolor, de la ausencia, del sufrimiento,
de la enfermedad de Mariiita.

Prudencito, ay mi Prudencito...
sonrisas de piano
trenzan versos de primavera
tejidos
con la almita castañuelas de tu Mariiita
que prende siempre una nueva aventura, esoeso
cascarrabias espeta a mi Prudi pataletas requete pataletas...
Prudencito, ay mi Prudencito...
voces de luz,
plegarias
te arrebatan
nos arrebatan
con sus alas blancas
ambos cogidos en un doble latido con los imperdibles
de Mamá Naturaleza,
del Papá bueno y del Sembrador de caminos...

Prudencito, ay mi Prudencito...
lazadas
deslían
nuestros miedos
nuestros arrechuchos
prendándonos
de luz...
de diminuta pero divina luz....
Pruden, ¿quieres a esta mujer por esposa?
parece decirte un Papá bueno
sonriente
y tú, mirando de soslayo tusheridassusheridas, ayayyay
tus heridas
enciendes, sereno, las luces de vuestras almas
con un síiiiiiiiiii.... quiero
con la sonrisa de la Virgen de los Santos
entretejiendo vuestros vestidos de luz
y esperanza, sisiisi...

De Pruden Tercero Nieto, 21 de julio de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Trenzas de columpio a la luz de la luna...