Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Sonrisas con que prendemos latidos esta noche de otoño…

Imagen
Sonrisas...
Arrullos que despiertan
estas voces
estos latidos
estos acordes...
Alboradas
que hienden cortinas
entre mudas sombras
entre los que a duras penas
respiramos
y renacemos en esta noche
de septiembre en que apenas
nos alcanza el otoño
con sus dedos de lluvia
y hebras de hojas...ayyayay

Sonrisas...
Arrullos... Plegarias al Papá bueno...
Salmosssss...
Latidos de piano...
Nos perdemos en los crepúsculos,
heridas en el cielo,
de nuestras preocupaciones,
nos dejamos llevar por esta loca huida
de urgencias, yoyoísmos, dependencias...
Nos preguntamos
qué podemos hacer
por tanta desgracia que sucede tan lejos...

Sonrisas...
Arrullos...
Latidos de piano...
Voces que nos prenden
de nuestros latidos
de nuestras manos, sisiisis
Perdemos el rumbo...
no nos damos cuenta a tiempo
de que los primeros abrazos que debemos
recibir son los nuestros
de que la primera vida
los primeros latidos
las primeras heridas
que debemos salvar
son.. las nuestras,
naturalmente las nuestras...

Herida de nubes en nuestros versos

Imagen
      Crujido y herida de nubes...
Errar suave de ayes de violín...
Crepitar de yemas de lluvia
entre alpes,
cordilleras,
valles
y faldas
donde afluentes,
meandros,
y estuarios
besan y acunan
cada caricia
cada tormenta trémula de agua entre sus brazos...
caricias, arrullos y nanas que un Papá bueno
entrega desnudándose de su divinidad;
en que Mamá Naturaleza
se derrama penacho de lluvia
por cada latido de ser vivo entregado, ayayyay...


       Peldaños...
Latidos
de nimbos y cirros…
Suaves sonrisas
de piano,
de cometas
que niños
ensayamos los seres humanos
con los pétalos
y trenzas de nuestras almitas buenas sisiisis...
latidos
que ensayan
en cada dulzaina
las madres derramadas hilo a hilo
sobre sus retoños;
plañideras
que doblegan
vastas columnas de orgullo;
candil
que entregó cada ser humano
en memoria de hijos,
amigos
e ideales muertos, ayayya


      Crujido y herida de nubes...
Errar suave de ayes de violín...
Pequeños monólogos
de cello
que suscita
ponientes sonrosados
añil y …

A Path to Life…

Imagen
     Escucha...
Presiente el milagro
de trinos
de azules
de hojas sonoras
de arroyos
con tus manos yermas...
con tus palabras mudas...
con tus besos solitarios...
con tus acordes huérfanos de instrumentos...


      Escucha...
Cuestiona el eco machacón
de tus dudas
tus inseguridades
tus miedos...
Se quiebran
cuando tus pies, ayayayya....
esas huellas de tus pies descalzos
nombran y crean el sendero...


      Escucha...
Desnudate...
no tengas miedo...
desnúdate de tus prendas
de tus palabras
de tus risas
desnúdate
de tu soledad
de los acordes, incluso
de tus sístoles y tus diástoles...

      Escucha...
Sé pístilo
que abra pétalos
de azahar
en las sonrisas mudas...
Sé alas de gaviota
que trence cometas
entre sus recién nacidos
y la mar picada, sisiisi...
Sé semilla de ajonjolí
que llene de aroma
de hogar a los huérfanos de amor...


     Escucha...
Guarda tus palabras
entiérralas muy dentro...

     Escucha...
Que tus latidos
sean trinos
de pinzones, petirrojos y calandrias
en oídos ac…

Just the Way You Are...

Imagen
     La magia, ¿con qué paleta
devuelves la vida a sus colores?;
los sueños, ¿cómo
los traes de la mano
y los respiras
trémulos, cálidos,
tuyos?
Pétalos de sonrisas,
de piano
por un momento hienden las sombras
y dulces, trenzas de amanecer,
se descuelgan entre tus manos
para besarlas dulce,
muy dulce, sisisiis

      El amor,
¿con qué acordes e instrumentos
interpretas su melodía?
Imágenes,
nimbos cálidos en tu almita buena,
si pudieras
detenerlos por un instante, ¿cuáles
detendrías?

  Palabras...
Ponles rostro....
Si tu alma
no late en ellas
limpia tus sandalias,
bendice los pasos que te trajeron aquí
y sigue tu sendero, ser amado...;
si tu alma
en cambio
las utiliza para abrir ventanas y puertas
para sanar heridas
para encender una luz en el hogar
entonces quédate
entonces
descálzate,
dame tus manos
y siéntate a la mesa
necesito hablar contigo
necesito
poner tu mirada
tu luz
tu alma
en estos versos, sisisiis...
y entonces al enmudecer,
mientras tus labios
bisbisean una aurora estas pal…

Doble latido en el oleaje de nuestras vidas…

Imagen
       Albatros...
Corazón
que agita
tiernas sus alas de mar
con el velamen de tus ojos, manos y piel
adormecidos en la madrugada azul y blanca…
Gañidos que suscitan en la orilla
de nuestros mediodías
trenzas de suspiros, ayes
y risadas
de nuestros Prudencito y Mariita
quienes
unen nuestros pedacitos
cirro a cirro
con semillas
de ajonjolí, sésamo y hierbabuena…

      Balandros
que esbozan en el mar
huellas
donde mi balandro de payaso
de sonrisas en mi nariz morcillona
y andares patizambos,
de callejuelas paseadas
de pláticas sin término
de mi humildad niña
traza con tu balandro
de princesa niña
de pétalos, versos
y ponientes sonrosados
tiernos regueros
donde peces martillo, caballitos de mar
y delfines
dibujan con sus nados y saltos de espuma
hadas, flores, acordes
y doble latido, siempre doble latido
de tus manos mis manos.

De Pruden Tercero Nieto, septiembre de 2013

Clarity

Imagen
     Tictacs...
Latidos sin los cordelajes
de las emociones
en estas primeras horas de la alborada.

    Ayes
de violín.. Pétalos
que desatan
el lazo secreto de los sueños
y los airean
entre las aún persistentes sombras,
pataletas de nuestros niños interiores.
sintiendo que se quiebran
las rosas, alhelíes y azucenas
que no permitimos abrirse a la siembra
del milagro fecundador.

     Caricias... Heridas magentas y añiles
con que nuestras almas sueñan,
y arropados entre las aún vagas brumas
entre lechos de hojas otoñales
sonreímos
a la alborada
trenzas
dulces besos de luz...
Ayes de violín... Hebras
que descorren
las cortinas de la noche
y el horizonte
que traerá de nuevo balandros
de pescadores
a la orilla...
senderos donde vuelan,
aves de esperanza,
los lazos que desatamos de niños...


     Caricias... Tramas de nostagias
que nos encuentran arropados a ti y a mí
en esta mañana de septiembre...

     Latidos...
ayes de violín.. trenzas de sonrisas
teclas de piano
con que pulsamos
en el rielar
de sombras y heridas
tus ponie…

Minué de tus manos mis manos…

Imagen
Minué...
Vals
que nuestras manos
sin tocarnos aún
delicadamente
esbozan los siguientes
compases
mientras nuestros ojos
se llenan de latidos,
de pétalos de armonías;
mientras cada acorde
cada paso
nos llena
de tu sonrisa, donde aletea ligera
mi sonrisa…
de la ternura de mis manos
donde se acunan dulces tus sueños…
Las hojas se deslizan
y remolonean entre copas,
viandantes, aceras y calles
que besan entusiasmadas...

      Minué...
Vals
que muestra en nuestros demi-coupé
y pas élevé
los primeros espacios de separación
entre ambos
-enfermedad, agobios, ausencias, heridas, ensimismamientos…-
y compases después nos retoman
cálidos e íntimos de las manos
y tras quebrar suavemente tu cintura y pecho
llenos de aromas, nuestros Prudencito y Mariiita
y sus miradas castañas...
donde duermen y ensayan sus nanas
las hojas que agitan tus galas mis galas
con la llegada del invierno...

Minué...
Vals
que anticipa
el recogimiento
de compases
y que, nuestros latidos acelerados
e inquietos,
siempre al…

Heridas de ausencias de niños en este amanecer en Siria…

Imagen
     Heridas de ausencias en este amanecer
que presiente el otoño…
Árboles que quiebran el cielo con sus ramas descarnadas
sin que pájaro alguno llene alborozado sus copas, aayyayyaya...
Labios niños en un pueblecito de Siria

sin oportunidad
de volver a besar los mofletes de sus padres,
bracitos sin la alegría de lanzar al aire cometas con que volar,
ojos sin la luz ni la belleza de un nuevo amanecer
en los ojos de su mamá y su papá...
palabras que no volverán a cruzar un te quiero, no una no ciento,
no miles, si no ciento de miles....

       Heridas de ausencias en este amanecer
que presiente el otoño…
El Papá bueno no puede,
no puede dejar de guardar
algo de esperanza para este ser humano...
porque a pesar de tantas huidas
de tanta barbarie…
siempre guarda en la memoria
los ojos de niño de este ser humano al nacer
los hociqueos gráciles de los demás seres vivos
las copas de los árboles
y cantos de aves tendiendo sus alboradas
ante su nacimiento hace ya...;
siempre manifiesta en sus lágrimas
un amor sin fisur…

Plegarias donde el amor trenza sus lazos con una mirada enamorada

Imagen

Mi Little Daughter

Imagen
        Amanecer…
Ayes de caña de bambú
que un padre cherokee
dirige a su hija recién nacida
antes de partir…
que entretejen su manto
de heridas y plegarias a lo largo del tiempo
entre la amplia estepa india,
el río Colorado,
las grandes llanuras de Oklahoma,
Kansas, Texas, Minnesota…;
hasta las Rocosas , bosques de coníferas
y grandes lagos…

   Rumor
de niños pequeños, flautas
de gorriones y calandrias,
de cultura Cahokia, Anasazi,
que revolotean, manos de sal, sobre las nubes
que sobrevuelan mapu, nuestra tierra,
para abrazar no una, no ciento, no miles
si no ciento de miles en el wenu mapu, su cielo,
a los Ngen, los espíritus primordiales, a Elmapu, Mamá naturaleza,
y a Ngenechén, Antu, Elche,
los Papás buenos indios…

       Caña de azúcar…
Pequeño tamtam
que suscita
arroyos,
relinchos
de caballos, lobos, bisontes y búfalos en libertad,
el grito de tanto piel
roja
de tanto hermano indio
seminola, alibamu, apalachee, cherokee,
catawba, waccamaw, sioux…
que asoma
sus herman…