Doble latido en el oleaje de nuestras vidas…




       Albatros...
Corazón
que agita
tiernas sus alas de mar
con el velamen de tus ojos, manos y piel
adormecidos en la madrugada azul y blanca…
Gañidos que suscitan en la orilla
de nuestros mediodías
trenzas de suspiros, ayes
y risadas
de nuestros Prudencito y Mariita
quienes
unen nuestros pedacitos
cirro a cirro
con semillas
de ajonjolí, sésamo y hierbabuena…

      Balandros
que esbozan en el mar
huellas
donde mi balandro de payaso
de sonrisas en mi nariz morcillona
y andares patizambos,
de callejuelas paseadas
de pláticas sin término
de mi humildad niña
traza con tu balandro
de princesa niña
de pétalos, versos
y ponientes sonrosados
tiernos regueros
donde peces martillo, caballitos de mar
y delfines
dibujan con sus nados y saltos de espuma
hadas, flores, acordes
y doble latido, siempre doble latido
de tus manos mis manos.

De Pruden Tercero Nieto, septiembre de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones