Plegarias donde el amor trenza sus lazos con una mirada enamorada



 Voz de ehru…
Trémulo ululuar
con que una joven geisha
prende plegarias de amor
que ascienden hasta alcanzar
con sus heridas y deseos
con su pequeñez y humildad
estrellas y cielo
donde antepasados de hace muuuuuuuushoooo tiempo
miran con amor, siempre con amor....

          Flauta milenaria…
Voz que prende
guirnaldas y ofrendas
en el sereno y cielo estrellado
donde luz y noche se dan la mano,
donde guerreros y doncellas
guardan sus besos, heridas de amor...
donde viento y arboledas
graban sus nombres, pequeños tesoros de juventud y senectud,
donde alma y olvido festejan sus bodas,
donde palabra y melodía
se hermanan y se prometen,
a lomos de sus acordes y ayes de luz,
amor, amor para siempre....

     Ehru y flauta milenaria…
Voces de ancestros, de latidos hermanos,
con que tejen,
más allá de razas, tiempos y culturas,
voces con cada pizca de esperanza,
trenzadas con cada hwamei,  con cada chinese bulbul
y con cada Black-capped Kingfisher 
que prenden sus alas en cada poniente sonrosado;
con cada pizca de sonrisas
donde quedó prendada cada alborada
con cada pizca de abrazo y ternura
que por un momento nace y renace
en sus latidos nuestros latidos
en nuestras vidas
donde siempre, siempre  amor,
su hermosa mirada,
mora con amor...

Pruden Tercero Nieto, septiembre de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones