A Path to Life…



     Escucha...
Presiente el milagro
de trinos
de azules
de hojas sonoras
de arroyos
con tus manos yermas...
con tus palabras mudas...
con tus besos solitarios...
con tus acordes huérfanos de instrumentos...


      Escucha...
Cuestiona el eco machacón
de tus dudas
tus inseguridades
tus miedos...
Se quiebran
cuando tus pies, ayayayya....
esas huellas de tus pies descalzos
nombran y crean el sendero...


      Escucha...
Desnudate...
no tengas miedo...
desnúdate de tus prendas
de tus palabras
de tus risas
desnúdate
de tu soledad
de los acordes, incluso
de tus sístoles y tus diástoles...

      Escucha...
Sé pístilo
que abra pétalos
de azahar
en las sonrisas mudas...
Sé alas de gaviota
que trence cometas
entre sus recién nacidos
y la mar picada, sisiisi...
Sé semilla de ajonjolí
que llene de aroma
de hogar a los huérfanos de amor...


     Escucha...
Guarda tus palabras
entiérralas muy dentro...

     Escucha...
Que tus latidos
sean trinos
de pinzones, petirrojos y calandrias
en oídos acostumbrados a voces, a ruidos, a miedos...
Que tus manos
sean ese renuevo de alboradas
en quien no posee más en su estómago que una triste pasta de harina...
Que tus labios
sean esa playa
esa brisa
esas estrellas que laten
que pintan azul y mar
a quien perdió la ilusión
y la capacidad de escuchar
sí de escuchar
esos pequeños latidos
donde lates tú donde lates tú donde lates tú
y sí donde lato yo...

De Pruden Tercero Nieto, septiembre de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis