Con vuestrasmanosnuestrasmanos...

      Guitarra...
Sonríes entre las primeras
trenzas de la aurora
nuevos versos
en las manillas
y carilla demacraita
del bebecito enfermo en que se ha convertido
el ser humano, ayyayayya...

      Encinares,
saucedos y caudales sagrados...
Trenzáis
pétalos de primavera
que llueven para arropar
las fiebres y resentimientos
de los sinsabores de este bebecito
en vuestrasmanosnuestrasmanos...

      Gritos de vida recién estrenada...
hociqueos
de lobeznos, cervatos, jabatillos,
gazapos...
Os colgáis
cuales enredaderas de almitas buenas
entre sus ojillos enfermos incapaces a veces
de contemplar el milagro de vida
y de sus espéndidos regalos
en las estepas, cordilleras, sabanas
y manglares
en vuestramiradanuestramirada...

        Flautas edénicas
flautas de salmos
de alas de luz...
Valses de paletas
frescas... Verduras
de ponientes sonrosados...
Tañéis hoy versos,
epopeyas, romanceros,
eddas
con nuevas cimas cuales
el Aconcagua, el Aneto, las Rocosas,
el Himalaya
que arropan los balandros extraviados
de sus miedos, yoyoísmos e inseguridades
en vuestros labiosnuestroslabios...

      Manos,
caderas, hombros
y pechos al ritmo
de un pas de deux,
de una cumbaya, de una salsa o sevillana...
Entrelazáis, doble latido,


donde la luna y las estrellas
conjuran diferencias a ostias, ayayyayay,
entre este pródigo ser humano,
tan niño aún,
en el agua serena y pura del arroyo
en el regazo de Mamá Naturaleza
y las heridas alma del Papá bueno
donde se adormecen y primaverean
vuestroslatidosnuestroslatidos...

De Pruden Tercero Nieto, 24 de julio de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones