Música como caricia, ternura y alma para nuestros ojos de niño

      Disculpad que os haya tenido algo abandonados, es verdad a veces que la realidad nos abaja, nos conduce a la orilla... 
      Me gustaría retomar el contacto con vosotros con esta linda composcición.. Me encanta el sonido del violín y del arpa, dulces, llenos de latidos, de resonancias que tantean en nuestra alma, que besan suaves sus aristas, que escuchan serenas sus sollozos, que  nos abraza tierna, que levanta nuestros brazos y nos amanece... 
    Gracias, Helen O'Hara por este pedacito de cielo, gracias por este amanecer de nuestro alma, porque llegarán más noches, naturalmente, pero nuestra alma, con los ojos abiertos, se hallará un poco más preparada, mientras melodías, personas y nosotros mismos, amanezcamos a nuestra sonrisa, nuestra alma, nuestra ternura, nuestros latidos... y seamos alma y latido en los ojos de los demás, buenas tardes

Comentarios

  1. ...lluvia
    de olas
    fina
    menuda
    y horal
    del cielo
    sin relo
    al oir
    su melodia...

    un fuerte abrazo PRUDEN.

    ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    COMPARTIENDO ILUSION


    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...




    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE STAR WARS, CARROS DE FUEGO, MEMORIAS DE AFRICA , CHAPLIN MONOCULO NOMBRE DE LA ROSA, ALBATROS GLADIATOR, ACEBO CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER ,CHOCOLATE Y CREPUSCULO 1 Y2.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  2. precioso post!
    muy cuidado todo
    un besazo enorme cielo
    =D

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros, José Ramón y Silvia, por ser parte de esta marea de emociones que quiero que se convierta estas olas en movimiento, porque como ya he dicho más de una vez, sin el cariño, sin la participación y sin vuestras sonrisas, ternura y escuchas-lecturas atentas este blog se abajaría en la orilla, saludos

    ResponderEliminar
  4. =) gracias por tu comentario y por tus elogios...

    Preciosa musica...Veo que te gusta la musica celta esta muy bien igual una canción que se titula tango to evora te gusta xD Enlace:

    http://www.youtube.com/watch?v=6R4y7bv0DUw&feature=fvst

    Lamusica es el alimento del alma...algo quelebanta grandes pasiones por amor al arte =)

    bsS**

    ResponderEliminar
  5. Agradecido a ti, Mariajo, por unirte a este mar de olas en movimiento... De acuerdo contigo la música es al alma lo que el corazón para la sangre; o como me gusta verla a mí, la ola que nos sube o nos abaja. Por cierto, gracias por el enlace, no la había escuchado, ah, Lorena Mckennitt me encanta, lo dicho, bienvenida

    ResponderEliminar
  6. Como dice la canción: "volveré, te juro que volveré..." pero quiero dejarte, de maestra a maestro, un cariñoso abrazo.
    Me gusta lo poco que he leído...a la noche más.

    ResponderEliminar
  7. A mí tb me gustan los violines yla cuerda en general, el arpa me parece que tiene vida propia, porque con sólo su sonido llena todo el lugar dónde resuenA.
    Ahora sí, con tiempo. Tienes un blog precioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Marina, y compañera de profesión... La verdad es que la música nos hermana, nos muestra el camino, nos ayuda a interiorizarnos para hallar nuestros latidos más íntimos -ésos que no saben de mentiras- y al mismo tiempo nos muestra, dulce e imperiosa a la vez, la necesidad de ser puentes. Bienvenida a estas olas en movimiento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Trenzas de columpio a la luz de la luna...