Encendiendo mis latidos en tus manos, mi Mariiita



     Heridas...
Plegarias de piano...
Sabias plegarias de piano...
Ayes de violín
Encendidas súplicas al Papá bueno a nuestra Mila hermosa...
Latidos por donde se nos descolgaban del alma
nuestros abrazos
nuestras sonrisas
nuestras manos


      Latidos
Ayes de violín...
Cello endomingado de lágrimas...
Piano que suscita palabras, ay, palabras
Primeras trenzas de nuestras aves
volando hacia tus ojos mis ojos
tus manos mis manos
Amaneceres...
nuestros niños aprendiendo a enredarse
sol y luna
castañuelas y sonrisa en nuestros versos
en nuestras  palabras
en nuestras noches aún solitarias...
riéndose
siendo piano
siendo sonrisa de teclado
trenza dulce de violín
y aye de cello
donde al fin tus manos, mis manos,
latidos que, como dijera el poeta,
vinimos buscando con el tiempo,
amanecieron fueron regazo de luna
en nuestra piel, nuestros ojos...

     Plegarias...
Tintineos de luz desde el cielo...
Sonrisas de ángel
que aprendimos
a encender sensuales
en cada melodía
en cada vals,
en cada A Thousand Year,
en cada Valentine
en cada Mille Onde Mille Lune,
en cada acorde de Lene Marlin...
Versos que encendíamos
con el candil
con esos niños
que se nos escapaban
que océano
buscaban besar el horizonte
de tus labios mis labios
Heridas
que aprendimos
a besar dulces
a latir dulces
a renacer dulces
a primaverear
en esta cálida bosanova
el milagro de tu almita mi almita unidas


https://www.safecreative.org/work/1304164958085-encendiendo-mis-latidos-en-tus-manos-mi-mariiiita




Comentarios

  1. Me gusta la música del violín y del piano, me ha gustado tu poesía, Poeta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis