A lomos del viento...



        El violín grita
con voz de viento
entre las ramas de la araucaria...;
la flauta
siembra en los pétalos del babaco y del yataí   
y en los hilos acuosos entre zarzales
y juncales
torrentera de latidos
de cherokee, apalachee,
alibamu...

          La caña de bambú
sonríe
en nuestras manos
en nuestros ojos donde se reflejan
los ánimos de tanto pueblos nómada
en cada orilla
en cada pastizal…


        Piano cuya sonrisa
se quiebra
entre los dedos de los dioses indios
entre
amplios túmulos de tierra
que parecen signos de admiración
y ahogo
por tanto semínola y cheyenne
muerto...

        La flauta se alza
entre gritos en el cielo
de alas de águila
de cormorán...
entre un cielo
que teje quebradas leves
de nimbos
que suspiran
y laten por los jefes indios
por tanta y tanta mujer india con su bebé
en su canasta
por tanto y tanto hombre indio
sembrando y cabalgando libre
por su tierra,
la tierra...

De Pruden Tercero Nieto, marzo de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones