Naufragio de pétalos...



http://youtu.be/gZLRjXorI_4

Naufragio...

Arrullo de agua
rompe
en las heridas
de nuestras miradas castañas...
en las heridasd de unas manos desmayadas en la orilla...

El azul deslíe
su grana de poniente
en cada esquife, en cada pequeña sístole
y diástole a la deriva...ayayyaya...
Balandros de latidos, de amor,
bollas y faros
hieren de luz nuestras trémulas manos....

La noche, arrullo,
sereno barlovento...
sonríe un pequeño fleco de agua
nos orilla suave
y nos besa mientras la marejada
aún nos estremece con su rumor de gigante...
con su rumor de hospital...
de naufragio, ayayyaya...

La noche, arrullo,
sonrisa de piano,
teje pequeñas calcetas para la luna
con nuestros latidos
con el doble latido de tusmanosmismanos...
Tejados altos de cielo con conchas de luz
grabadas en los ojos de las estrellas
tejen pequeños relatos
pequeñas sonrisas
que no entienden que no pueden entender
tamaño castigo
que no entienden que no pueden entender
cómo dos trémulos latidos
han de saltar de naufragio en naufragio...

El azul
deslabaza sus dedos de agua
mientras la luna inicia pequeñas cabezadillas
y unos niños locuelos
le quieren quitar su gorro de dormir...
sonrisas castañuelas
que gritan sonríen chillan
Prudencito la llevas tú
Mariiita que ahí no llego
cobardícola...
María, aún eco de cama de hospital
y pugna con sus ausencias y heridas,
sonríe con labios de aurora
sonríe manos y regazo
que adormecen lágrimas y pequeños monstruos
que asustan a Prudi Pataletas
que adormecen adicciones,
que no suman que restan,
y afebrada cuelga una pequeña tienda de campaña
ante el cuerpo encogido de este pobre payaso de emociones
que estremecido de ansiedad
llora, se desgañita, cuelga en sus ojos
candiles donde haga ovillo y hogar su Mariiita
cuelga en sus ojos
balandros sin otra vela sin otro sendero
que el doble latido de sus esquejes en la madrugá...

El azul
llora por fin lavanda
en el cielo
besando dulce a la noche que se marcha a su alcoba
de luz...

Tintineo...
Borlas de mar...
Esquejes de marineros...
Naufragio...
Hermoso despertar con las manos
con los ojos
con el pecho
trenzaito de agua en los brazos del ser amado...
Sonrisa del Papá bueno, de Mamá Naturaleza
mientras un Sembrador de caminos
sonríe desde la orilla
y corre locuelo a tuencuentromiencuentro...

El violín deslíe sus nostalgias
sus heridas aún
en nuestros ateridos miembros
en cuyo interior
sólo se escucha
si guardáis silencio
un te quiero, mi Mariiita,
claro que te quiero...
y un te quiero, Prudencito,
mi Prudecito... mientras lágrimas y abrazos
el Sembrador de caminos
nos coge de las manos
y nos conduce castañuelas
a un nuevo día... a un nuevo estremecimiento
de nuestros latidos en el sendero...

De Pruden Tercero Nieto, 12 de octubre de 2014
 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones