Vals de acordes entre tusmanosmismanos

          Aquí, Aquí os dejo esta perla... Cliquea como siempre el enlace por supuesto y déjate, déjate llevar, sisiisis. Puedes leer si quieres el primer poema con que arranca el poemario. A continuación os ofrezco la sinopsis y el enlace donde podéis haceros con el poemario. Por favor quien quiera el poema dedicado, recuerdo que el libro no alcanza los diez euros, doce dólares estaunidenses al cambio, más los gastos de envío según la localización,que me lo haga saber y Mariiita y yo se lo hacemos llegar dedicado. No hay, por supuesto que no hay ninguna obligación, sé que sois varios los que habéis mostrado vuestras ganas de obtener el primer poemario. Aquí, de todas formas, os dejo nuevamente el enlace de mi página de autor en amazon. Os recuerdo que si lo hacéis desde España, accedáis por amazon españa. Abrazos y gracias, gracias siempre por los pétalos de vuestro amor, sisiisisi Gracias por supuesto, queridos Miguel, querido Vicente (el artífice de dicha portada, preciosaaaaaaaaaaaaaa) y querida Roooo

http://www.amazon.com/Pruden-Tercero-Nieto/e/B00OD90OT6/ref=sr_ntt_srch_lnk_1?qid=1413830604&sr=8-1

Hogar, donde una vez más; sólo por una vez más

Hogar,
palabra envuelta en unas alas blancas muuuuuuuuuuy blancas
donde el alma, nuestra almita niña se divierte, sueña y juega...
Hogar,
beso donde nuestros labios golosos cosquillean
entre tu lengua sabrosa y mis labios codiciosos.
Hogar,
prendas donde cuelgan cuales estrellitas
tu nombre y mi nombre tan íntimamente prendados
en tus palabras, versos, mirada, árbol frondoso
que el sol generoso regala...
Hogar,
sin más alma que esta sonrisa
sin más traje que estos labios
sin más oficio que estas manos que cuelgan
entre tus lágrimas, entre tus besos, entre tu regazo
sin más palabra que una nube donde nosotros niños
cabalgamos una vez más...
Hogar,
corazón que a fuerza de sufrir, abrirse a heridas sin nombre,
a fuerza de hundirse sin ancla en la orilla donde varan los barcos...
se viste de prendas como tu sonrisa,
se permite ser instrumento de tus manos,
de tus labios juguetones, de tu mirada orilla, cielo,
estrellas, cuentos;
se enreda ensoñadoramente a tus cabellos,
a tu piel arrebolada por la fiebre,
a tus manos donde cuelgan mis balandros,
cuentacuentos donde los protagonistas
son nuestros Isma y Miri
y donde tú y yo somos los signos de puntuación
que los mecen al ritmo de esta melodía...
(contúnúla por supuesto...)

Vals de acordes… nace al arrimo de acordes, de instrumentos cual el violín, el piano, la guitarra o el saxo, entre otros; de estaciones; del amor en el hogar en definitiva… El hogar, frío y solitario del payaso en mi primer poemario, se enciende, se llena de primavera con la presencia de la amada, de Mariiiita, siempre de mi Mariiita… A lo largo de este segundo poemario, la vida se nos preña de primavera, de otoño, de verano o de invierno, de acordes más rítmicos más lentos, de la luz de la alborada o del crepúsculo, pero nada puede empañar la intimidad del hogar de ambos protagonistas… Es cierto que instrumentos y melodía se convierten en protagonistas en nuestra paleta de latidos, sisisiis, danzando incansablemente sobre nosotros; pero la principal melodía, nuestro “doble latido” (gracias don Antonio, Machado, por supuesto) teje sus acordes con la mirada de los amantes, con el lenguaje de sus manos con la intimidad de una cabeza apoyada en el regazo de la amada o la cabeza de la amada apoyada en el pecho del amado… No es extraño pues que la organización del poemario recoja los pasos del pas de deux, con su promenades, su pirouettes y su levantada… como metáforas encendidas plásticamente de esta intimidad y hogar… Música y valses, sin duda; la pintura de otros frisos como Irlanda, Venezuela, la estepa india, la muralla china, Atlántida…; la presencia castañuela de nuestros locuelos Mariiita y Prudencito, quintaesencia niña de nuestras almas acompañados en todo momento de nuestros miembros más del hogar: Cásper (nuestro perro) y Milita y Lobita (nuestras gatas) ; la experiencia de lo sagrado y espiritual por ambos protagonistas… son sin duda acordes que nosotros y, con nosotros todos vosotros, interpretamos sin fin en esta obra, sin más ayuda que nuestros corazones locuelos, almitas castañuelas y nuestras manos (tusmanosmismanos)… De Pruden Tercero Nieto, 23 de julio de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Trenzas de columpio a la luz de la luna...