Counting Miracles...




Primeros copos de nieve...
Latidos, acordes, melodías que entrelazo con mis pobres susurros, con mis travesuras niñas. No, no son, mi niño Jesús, mis palabras grandes operetas, ni grandes señales en el cielo, nonono... Son estas bagatelas, este hato de dulzura, Tus manos en mis manos que descuelgo esta noche de diciembre y con que limpio mis solitarias y tristes noches...
Son este piano que acaricia con su pequeña sonrisa, muuuuy pequeña, los latidos de Tu corazón... Son esta brisa que abraza todos vuestros corazones una vez me haya ido...
Cafés, puestos navideños, Iglesia de San Pedro, calles de nuestros pequeños pueblos llenan de bruma, de frío que hiere nuestros corazones; de frío que hiere con agua y nostalgia nuestras manos y rostros; de frío que hiere con sus años de ausencia cada manopla que intenta calentar nuestras manos en vano; de frío que hiere con sus latidos de inseguridad las ramas de encinas y pinos que contemplamos al lado de nuestras ventanas...
No obstante, hay figurillas que descolgamos del árbol de Navidad; hay caricias y abrazos a una María enferma de fiebre y hambre, pero llena de fe y esperanza; hay pétalos de amor con que nos abrazas, niño Jesús, in todas las noches de miedo y extravío; hay maullidos de gatos que hieren el frío de estos primeros copos de nieve; hay mugidos de la vaca del pesebre mientras Tú nos sonríes en las manos de nuestros niños hambrientos cuando reciben algo para comer...
Hay un vals de Navidad, un vals de pesebre sin griteríos, sin aglomeración de gente, sin canciones navideñas, sin luces rojas y amarillas, que nos abraza de nuestras cinturas y nos invita a bailar y a bailar... y que sonroja nuestras mejillas con los besos de aquellos que hubieron de marchar de nuestro lado hace años...; y que sonroja nuestros ojos llorosos con los cálidos pétalos de Tus sanadoras manos...; que sonroja nuestros hogares y árbol de navidad con el regalo de Tu llanto y Tu voz... 
Feliz Navidad

De Pruden Tercero Nieto, 25 de diciembre de 2014

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones