Siente el mar...

           Shhhh.... No digas nada, por un momento no digas nada, escúchate, deja que la vida pierda su trasiego, pierda sus urgencias...
       Escucha el mar, escucha sus murmullos, ronronea de placer entre sus sedosos cabellos acuosos, sumérgete, llénate de su olor, su profundo y vital olor, entre la marejada de olas vivas, ayayyaya...
         Y después déjate llevar, permite que su corriente te arrastre, te conduzca, te sueñe dentro con los milagros que tantos te regalaron...
         Sueña, respira hondamente, tu niño espera dentro, tu niño hace tiempo te mira, te está mirando, está midiendo la sombra de tus ojos que no es más grande que el ancho de sus manos, de su ternura, de sus brazos, déjate acariciar por esa melodía que se mece entre tus ojos...
         Abraza, danza, deja que tu cuerpo cimbree cada uno de sus músculos, de sus huesos aquietados, de tanta rigidez, de tanta mieditis...
         Llega una vez más a tu interior, reconcíliate con Mamá Naturaleza, contempla en ti cada milagro, cada regalo que ella generosamente te otorgó, que ella te regaló en cada mirada, en cada piececito, en cada brazo, en el milagro de tu corazón siempre a la espera de otra almita buena para latir, siempre latir... Buenas tardes

Comentarios

  1. Buenos días Pruden.
    Debe de ser que por que te le leemos en Facebook, no visitamos tu espacio, ni me daba cuenta que lo tenías, gracias por tus profundas, hermosas y sinceras palabras salidas del corazón.
    que Dios os bendiga y os permita ser felices.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones