Danceta de melodía, de amaneceres, de vida y de romancesssssss

     Como un amanecer donde resuenan las flautas, los amaneceres, los primeros latidos, los primeros gorjeos de los pájaros, arranca esta melodía interpretada por Mairead Nesbitt, Granuaile's Dance, llena de dancetas, como las de antes, llena de alma, como antes de la sociedad moderna, arranca esta melodía de violín donde el alma se aquieta, donde las flautas sonríen,donde sonríe el hermano sol, donde el el hermano arroyo se nos llena de aires de otras épocas, donde las sonrisas se entremezclan, donde las almitas buenas se dan de la mano, donde las almas al rirmo de esta danza renacen tiempos pasados, vestidos llenos de nostalgia, de épocas donde los castillos eran esas almenas de tiempo y de histoiras, de aventuras y de romancesssssss...
       Sí, por favor dejaros llevar por su danza, por su alma... es el círculo de la vida, es la comunión de las sonrisas, de los amaneceres, de los ponientes... no, no me canso de escucharla y de bailar a su ritmo, jolínnnnnnnnnnnnnnn, vaya manera de saludar el domingooooooooooooo.... Vaya manera en este domingo de agosto de volver a darnos las manos a la antigua usanza, de volver a danzar a la antigua usanza y de volver a vivir apasionadamente historias de aventuras, amor y almitas buenas, aunque sea entrechocando espadassssssssss... ooooleeeeeeeeeeeeeeeee, buenas tardessssssssssssss

Comentarios

  1. Hola Pruden!!
    Emocionante música,excepcional violín y como tú dices, es volver a una época de caballeros y castillos, a danzar al son y sonreír.

    Gracias por esta sensibilidad tuya que nos haces llegar!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. hola muy buena entrada mis felicitaciones un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones