Mientras los árboles duermen…

Mientras los árboles duermen quizás tu sonrisa ha dejado de acariciar y besar los labios desangelados de los demás;           mientras los árboles duermen quizás tus palabras han dejado de crear amaneceres y gorjeos de pájaros que latan en los corazones sin latido de los demás;
mientras los árboles duermen quizás tus manos han dejado de ser palomas azoradas que sean caricia, que sean piel, que sean prendas de abrigo, de hogar;
mientras los árboles duermen quizás te hayas olvidado de besar no una, ni ciento, ni miles, ni ciento de miles a tu niño interior;       mientras los árboles duermen y esta melodía rasguee en tus ponientes, en tus noches sin sueño, en tus lágrimas sin ojos que las limpien... sí, esta melodía, estas huellas sean el reencuentro dulce, deseado con tu niño interior;       mientras los árboles duermen, el piano siendo alma, beso de almita buena, renazca en tus brazos, en tu sonrisa, en tus labios, en tus palabras, en tus manos... cual almita que florece, renace, resucita, primaverea...         sí, mientras los árboles duermen, tu voz sea el arrullo de las ramas en el amanecer alegrado por los pájaros;
sí, mientras los árboles duermen, quizás las palabras del Papá bueno latan en nuestras almitas, en nuestras almitas buenas, mientras tu corazoncito, mientras tu pecho y regazos, se acunan y se adormecen en este círculo de la vida;
 sí, mientras los árboles duermen, todos los seres vivos se miran con ojos asombrados y mamá naturaleza acuna en su regazo a estos seres humanos que con el tiempo han olvidado la capacidad de ser generosos entre sí, de abrirse al latido de sus almitas buenas, a sus ojos hechos para abrirse a la nueva realidad, a sus manos hechas para crear, para entrelazar las manos, a sus corazones abiertos abrirse a nuevas sonrisas, a nuevas ternuras, a nueva generosidad...
           sí, mientras los árboles duermen...
https://www.safecreative.org/work/1208192138566

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Trenzas de columpio a la luz de la luna...

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis