Danceta enamorada de amor


       El arpa comienza su solo dulce, con manos precavidas, tantaleando, como ese sonido preedénico que se anticipa a todo...  El violín entonces abre su composición poblada de melodías, de romanzas sin cuento, de dancetas que abrir a nuestras asombradas miradas, de dulces ayes con que acompasar este vals en este círculo de la vida....
      El violín traza, rasguea, acuna el alma, la mece, tiende a ella versos llenos de dulzura, de melodías, de nostalgias, enciende los ojos de la amada o del amado, decide tú, besa con sus labios de percusión tus mejillas, tus ojos, tus labios, cogiéndote de la mano, entrelazando alma y sueño tus dedos...       La composición atardece, adormece sus tiempos, pero el violín exclama cual la amada, cual la virgen que echa de menos al amado, como estas palabras se hacen eco de tus labios, de tu sonrisa, de tu mirada niña y alma encendida en el cuenco de mis manos, en la ternura de mis labios, de mi piel.     Sí son sus plegarias esas notas, esas páginas, esas melodías donde tú y yo permanecemos indiferentes al tiempo, indiferentes a la prisa de los días, con nuestros pies y manos al compás de esta melodía...         Son sus plegarias tu almita y mi almita sonriendo, son sus plegarias el tantalear de nuestras almas por cada miedo, por cada inseguridad, por cada preocupación, son sus plegarias el renacer de nuestras almitas buenas, no una, ni ciento, ni miles, si no ciento de miles, floreciendo, amaneciendo, primavereando en la dulzura miel de tus manos, en la calidez hogar de tu piel, en la sonrisa pájaro de mis labios, en la ternura niña de mis ojos...       En cada latido de amor que nos conmueve, que nos llena, que nos encardina en esta danceta, en esta melodía, en este círculo vital mientras tu corazón y el mío latan y sus niños interiores Mariiita y Prudencito se cojan de la mano, sí la canción se adormece, se hace poniente, se hace suspiros en tus labios, enlos míos, se hace perfume de tu ternura, tus sueños, tu bondad y tu sonrisa, mi María, mi mucha María...       Sí, no son solo nuestros valses, tu almita y tu almita y tu almita pueden acogerse a esta danceta de la vida, de las emociones, de los sueños y de nuestros sueños interiores

Comentarios

  1. Hola Pruden!!
    Hermosa melodía!! y ese violín es una maravilla junto a tus dulces palabras que dan sosiego y paz.
    Palabras llenas de cariño.

    Un abrazo y mi cariño!!

    ResponderEliminar
  2. Que bonito!!
    La música invita a soñar y tu corazón desgrana su amor al compás de tan bello vals.
    Cariños....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones