Campánulas de luz en nuestro jardín olvidado…



Campánulas...
Heridas leves de piano…

Arroyos...
Guitarra,
voces de luz,
encienden
el sendero,
los revoloteos
de hojarasca y caléndulas de nuestro jardín,
de nuestro jardín olvidado...

Trémulos,
arrullos,
susurros
de quebradas,
de leves desfallecimientos,
de pasos trémulos prendidos de lluvia
arropan cada trino
con prímulas
y rododendros
del verde prado, sisiisis

Balandros…
Hojas de encinares, de almendros
y pinares,
sucumbimos a veces
en el lienzo de nuestros jardines olvidados…

Arroyos…
Trémulos,
arrullos
desde el mástil y caja de resonancia
de la guitarra
llenan nuestros corazones,
ayayya, nuestras almitas buenas,
con las piedras del desfallecimiento
del pasado, del resentimiento y de las ausencias, ayayya…
sin darnos cuenta
de que nuestros niños interiores
corren, sueñan
y se dan la mano locuelos, sisiisis
 
Piano…
Encendidas voces de luz…
Encardinamos,
primavera y doble latido,
a los macillos y cuerdas de piano,
nuestra mirada castaña y dulce sonrisa
y  engarzamos  enredaderas
de ternuras y candilejas de luz
en cada voz, eco y trino de Mamá Naturaleza,
adormeciéndose el otoño de hojarasca y lluvia
en el sendero de nuestro jardín olvidado…

De Pruden Tercero Nieto, octubre de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones