Lienzos de alboradas con que te cuento…



       Dedicado a Mariela Monica Montes, a esas manos capaces de extender con vida y alma, cada lienzo, cada rostro, cada paisaje... A esas sístoles y diástoles que cual la protagonista de este poema, relato, diálogo... que trenza en sus cuadros, que hace balandros que alcanzan la orilla de nuestra alma...
    Si queréis echar un vistazo, acudid al siguiente enlace: https://www.facebook.com/marielamonicamontes/media_set?set=a.60806146422.83621.641406422&type=3... Hay una buena, por no decir toda, muestra de su obra. No es pintura, es un diálogo con el que mira, con el que acude a contemplar sus cuadros, inmediatamente comienza un diálogo... es fecundo, es un mar que nos introduce a él, devolviéndonos a la orilla plenos, renacidos, alma, sisiisi
Latidos...
Arcoiris níveos
trémulos
laten
acarician
amanecen
mis manos 
mis pechos plenos
donde eres alborada, mi amor...
Acordes
que en sus alas cálidas
prenden
trenzan
pequeñas letras con que tu madre,
te cuenta...sisiisis:

de este maravilloso planeta
que amanece
en la hermana sabana,
en ese mar de grava de África,
con el hermano antílope,
con la hermana gacela
con los hermanos elefantes…
donde madres e hijas
se dirigen con sus cántaros
en busca de la codiciosa agua
con el hermano sol en lo alto...
donde esos niños, de ojos grandes de niño,
que sonríen no sólo con los labios
sino con el alma plena.
a tientas de sus piececitos
en busca del colegio
donde aprenderán sus primeras lecciones, sisiis,
donde trenzarán sus juegos
con los primeros compañeros;

de naranjos,
tamarindos,
bambús
donde petirrojos,
pinzones y cardenalillos
encienden de mediodía,
de eucalipto y albahaca
cada hogar
cada pétalo
en sus tatamis,
con geishas, monjes
y samurais,
instrumentando el sol
oraciones y los primeros escarceos sexuales
en los cristales y maderas
de las pagodas
de las casas de madera de té...;

de esa mar
que cálida
y soñolienta
se adormece en la tarde mágica y sabia
en playas y macizos
del Perú,
de Venezuela,
de Costa Rica...
donde la lluvia,
los manglares,
el agua
llenan, nutren, laten
cada hogar
cada sueño
cada esperanza,
cada rostro encendido de paz y de alma
como mañana se pondrán
añil y magenta en ti, sisiisi;

Postales,
pequeños lienzos
donde una a una
mis sístoles y diástoles
te acunarán
mañana cuando tu pequeño cuerpo
sea balandro
corcel
océano
marinero
anciano;
donde latirá trémulo cada acorde de tu madre
y de este maravilloso planeta.

De Pruden Tercero Nieto, octubre de 2013

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones