Nana de una estrella con trenzas doradas...





Cabello
que entre sus trenzas doradas
pequeños
jirones de estrella deslíe
late...
Pequeñas alas
de inocencia
de niñez
que desatan en el cielo
besos de luz
pequeñas haldas añiles y magenta
donde chiquillos sueñan, juegan, laten, besan con ansiaaaa,
aman…

Caricias aún niñas
pero generosas
de alma
con que la estrella
hoy
acuna la mirada dormida
de niños
sus bracitos colgados
aún de juegos y sueños
sus labios
aún plenos de sonrisas
plenos de esa nana
de noche de una niña estrella
de trenzas de cabellos dorados
con que su mamá les cuenta
les late les sueña...

De Pruden Tercero Nieto, octubre de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones