Remiendos en mi traje de oficio



Sonrisas y voces, por un instante trémulas,
Se desvanecen después en las sombras de tu roulotte.
Ahí, triste y payaso,
Pones a secar tus piruetas.

Tus ojos, donde aún laten las voces de niños,
 guardan ahora silencio.
Detrás de tu biombo,
colgados tus tirantes y tus pantalones bombachos…
el mismo oficio, el espectáculo.

Melodía de carcajadas, aplausos y...
Aún escondido en tu amplia sonrisa de payaso:
esbozo, asomo, vislumbre de tea encendida.

Payaso,
Encendido remiendo entre realidad
y deseos, cuya realidad añade
 demasiados parches a tu traje de oficio,
hasta que tú, iluminadas todas y cada una
De las voces de niño, hagas el clic
entre  salto y vacío.

Comentarios

  1. Realmente conmovedor,Pruden.
    Gracias,ya sabes por qué.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pruden,bellisimo llega al alma.Besos inmensos de luz y paz.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones