Sinfonía de trémulas estrellas con nuestros ojos encerrados


       Buenas noches, me encanta este sonido de oboes, en la composición alma de Omar Akram, A Day With You, de sonrisas dibujadas en nuestra mirada, de pequeñas estrellas que comienzan a cerrarse en el cielo azul de nuestros párpados.... A continuación, ya el sueño acunándonos suave en su regazo, el piano traza los acordes, la dulzura, la calidez de las manos que han amanecido en nuestros ojos, la dulzura que unas manos han hecho nido en nuestro pecho... La guitarra es la canción, es el sueño, son las notas donde nuestra sonrisa se vence en las nubes de nuestros seres amados.... El violín despierta, nos susurra suave, nos acuna en una marejada de emociones, que son los besos, que son tantos abrazos.... 
       Sí, el sueño nos anochece, nos llena, nos pinta dulce con un sonido de campanillas, todas las buenas obras que nuestras almitas buenas han sembrado, la guitarra es el eco, son las miradas, son las estrellas, que une su voz al violín, en esta orquesta de emociones y nos encuentra arrebolados, niños de nuevo, en estas sábanas de melodías, en estas olas que nos acarician, en esta orilla donde el sonido de la flauta encuentra nuestros cuerpos vencidos, dulces, cálidos... donde los inquietos sueños se vencen gracias a la comparsa de emociones, así son nuestras melodías, que componen los besos que nos damos, las miradas que tantalean en nuestros ojos y las manos que anidan melosas en nuestro pecho... Buenas noches

Comentarios

  1. Me apetecía venir a escuchar música a tu blog, hace tiempo que no lo hacía, ya se me había olvidado las caricias de la melodía, de tus palabras... es tan bella esta música, me siento abrazada con ella.

    Besos, amigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones