La memoria amorosa del tiempo


    
Como ayes de luz,
como arroyos que transportan miles de historia en cada una de sus gotas de agua,
como esos anocheceres donde el rostro del amado
sólo era presencia en nuestros latidos, brazos y miradas...
como esos miradas que cruzan los tiempos, las edades
para besarnos y cantarnos melodías medievales, orientales, ufffffffff...
 Como esas sonrisas de enamorados
se deslíen cada uno de estos acordes,
cada una de estas notas llenas de melancolía,
llenas de esperanza, llenas de un futuro
donde el ser humano, por fin, sólo por fin
haya olvidado el yoyoísmo,
las urgencias, el materialismo...
El sonido de viento de la gaita gaélica
nos arrulla algo más allá
cuando el nacimiento de los primeros seres humanos
danzando, revoloteando, cantando quizás traviesa
alrededor de esos minúsculos y hasta ridículos seres
cuyos ojos se abrían a esa realidad que les envolvía
cuyas manos y labios se cerraban y abrían para amar con ansia
para besar con ansia...
los ecos, los ayes, las letanías se desenvuelven
una y otra vez, una y otra vez
el arrullo, claro,
las palabras que aún no existían
pero donde las miradas de los diferentes seres vivos
el lenguaje de sus movimientos
expresaba más que cualquier palabra inventada por ser humano...
Las montañas olvidando sus músculos agotados
y resquebrajados por el paso del tiempo;
los árboles arañando el cielo para
que el Papá bueno les permita subirse pronto;
las nubes desgajando sus corpiños
para irse a dormir con las estrellas dibujadas en sus ojos…
el día de mañana tus ojos y los míos mirándose
sin necesidad de como en un principio
pronunciar palabras
sin necesidad de correr o de ir más deprisa
sólo esa sonrisa cuna y alma
de tus labios y de tus ojos
asomándose al paso del tiempo
sus heridas y sus grietas
sólo esas manos leves de ternura
que dibujan una vez más
ese amor que una vez los seres vivos
expresaron ante el amanecer del ser humano.
https://www.safecreative.org/work/1209022221748-la-memoria-amorosa-del-tiempo

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones