María, mi simplemente María



María, mi simplemente María
Porque en tus ojitos he encontrado la gracia del amanecer,
he encontrado esa bahía donde se mecen mis miedos,
he encontrado esa sonrisa de naturaleza, de arroyo, de frescura de hierba entrelazada
así como tus manos y mis manos se besan, reconocen después
de su búsqueda, después de tanto anochecer, después de tantos otoños llenos de nebulosas...
Porque en ti encuentro ese baile, ese sempiterno mecernos
nuestros ojos cerrados acariciando, sonriendo
tantaleando nuestras sonrisas tras las lágrimas
tantaleando nuestras caricias tras las palabras sesgadas...
tantaleando esas almitas buenas de nuestra Mariiita y nuestro Prudencito
que al anochecer se desmelenan...
Porque en nosotros laten melodías, laten
manos, laten unos ángeles de luz
que se besan dulce en sus noches
que se abrazan cuando el viento surca sus almas
que se hablan dulce cuando escapan por el cielo sus atardeceres...
Porque en ti y en mí Mariita hay flores, hay primaveras
y hay unas almas que desde hace muuuuuuuchooooooooooo
tiempo se reconocieron a la distancia
y aprendieron en silencio a pronunciar tu nombre y el mío;

... Porque en ti y en mí hay tantos abrazos del Papá bueno
tantas manos que acunan de Mamá Naturaleza
que cuando el alma del otro tenga que partir
dejará en los labios, en los ojos, en las manos
en los brazos y piel del otro
unos besos, unas caricias, unas palabras de encuentros
de dulzura que latirán no una, ni ciento, ni miles
si no ciento de miles en el almita, en el almita buena del otro...;
Porque tu almita, María,
es una rosa de pétalos
que mi alma sabe de memoria
es una melodía donde cada acorde
hay secretos unos cauces donde florece, renace y resucita tu almita...
son las manos que siempre anduve buscando y que ahora
besan por siempre mi alma, mi almita de Payaso,
y mis prendas, mis humildes prendas de oficio...
Te quiero

https://www.safecreative.org/work/1209212376708-maria-simplemente-maria

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones