Oración antes de que el amanecer quiebre sus albores



 Hoy, Señor, este payaso quiere dirigirse a ti, quiere antes de que el amanecer quiebre por entre las hendiduras abiertas de la noche, sonreír de nuevo estas palabras, estas, tú sabes, mis humildes cantinelas; quiero desde mi humilde oficio, hacerte partícipe del materialismo y yoyoísmo del ser humano, quiero hacerte partícipe de cómo hoy día miles y miles de familias no tienen qué llevarse a la boca y llegar a fin de mes, sí, ya sé, claro que ya sé, que hay taaaaaaantaaaaaa gente que no tiene con qué llegar ni a fin, ni a comienzos de mes, ayayyaya, claro que este payaso lo sabe, pero... en mis manos con sus guantes blancos
quiero volver a traer sus nombres, cada uno de ellos, porque han visto cómo los padres y las madres de familia se quedaban sin trabajo, porque han visto cómo tantos pequeños comercios levantados con tanto esfuerzo se desmoronaban en el vendaval de la crisis…         Tú sonreirás y una vez más mirarás a este humilde, muuuuuuuuy humilde payaso, de voz trémula y acaso vergonzosa, mostrando en tus brazos, mostrando en tus ojos grandes, de Papá bueno, siempre de Papá bueno, a tantos niños que mueren en África, que mueren en Hispanoamérica, tus ojos se empañarán como no puede ser de otra manera por tanto niño asesinado por razones del yoyoísmo del ser humano... pero este payaso, Señor, de oficio muuuuuuuuu cansinooooooooo volverá, con algo de dulzura, como la que sabes que hay en su interior, con algo de ternura, como la que sabes que hay en sus manos, a mostrarte a estos mis compatriotas, porque tú Papá bueno también tienes que saber de ellos, claro que tienes que saber y no puedes dejar de enternecerte y en parte mostrar una sonrisa irónica de cuánto tiempo hemos cerrrado nuestros ojos a los más necesitados, pero este payaso, te dirá que también necesitamos ser perdonados porque este payaso también se incluye que con el tiempo hemos olvidado cuáles son las necesidades más básicas cuáles son nuestros principales valores que sí que puede que tengas razón y nos merezcamos una lección pero por favor porque algo este humilde payaso cree conocerte abre tus ojos a tantas y tantas familias sin tener para comer, a tantos enfermos sin ser atendidos adecuadamente, a tanto niño sin la posibilidad de ser educado, a tanto trabajador quedándose sin trabajo, a tantas familias que han construido sus hogares viendo cómo los nuevos ricos de este siglo banqueros y políticos engullen sus hogares, despidiéndoles del edén de sus hogares... sufriendo cómo estos nuevos ricos son incapaces de ponerse de acuerdo para mirar por los intereses de estos tus hijos. No tengo, Señor, me faltan, palabras cuando más necesarias lo son para construir la dirección correcta... pero de nuevo mi mirada se dirige a los niños, tus niños, esas voces minúsculas, pero llenas de amor con ansia, esos brazos pequeños, pero llenos de abrazos y de ternura, de nuevo mi humilde oficio para abrir los ojos, para volver a repartir mis migas de pan la sonrisa para volver a recordar la necesidad del ser humano
de unirse, de abrir las manos para tender sus brazos en momentos de necesidad, la palabra para tender puentes, para encender globos de luz,
tu luz, para abrir los ojos entrecerrados ,como un chiquillo asustado, de tantos y tantos seres humanos, la mirada, como la mirada del ángel que habéis puesto en mi vida, María, para tener paciencia con tanto ser humano equivocado, llevado por sus intereses para mostrarle cuál es el tesoro más hermoso, el amor al ser humano.         Sí, Papá bueno, hoy, sólo hoy mi actuación me gustaría que fuera para tanto y tanto dirigente político irme desnudando de mis prendas de oficio, hasta que no quedara nada más que la sonrisa con que me vestiste de niño, de ojos de niño, hasta que no quedara más que las lágrimas con que abres mi almita, mi almita buena, a tanto niño, a tanta niña sin tener que comer, a tanto padre de familia, a tanta madre sin dinero con que comprar comida para sus hijos, sin hogar con que dar de dormir a sus hijos hasta que no quedara más que mis manos unas manos blancas que volvieran a encender en sus ojos la inocencia, la humildad de sus ojos de niño, para que palabras talismanes como valores bursátiles, deuda acreedora, valores al alza, etc., dieran lugar en sus labios y en sus ojos a unidad, necesidad, familia, sonrisa, amor con ansia... sí, me gustaría, claro que me gustaría hablar, claro que me gustaría actuar, claro que me gustaría regalar con mis humildes prendas esos pequeños globos de luz, esas pequeñas piruetas de mi humilde oficio, claro que me gustaría por un momento ver cómo en sus ojos, ojos también de niño, de tanto y tanto político de tanto y tanto banquero, una luz rompiera entre sus cegueras, una ternura quebrara sus rigideces una palabra de almita buena sonriera entre sus labios... por un momento me gustaría, claro que me gustaría, antes de que el amanecer quiebre sus albores entre tanta y tanta oscuridad...
 https://www.safecreative.org/work/1209032225767-oracion-antes-de-que-el-amanecer-quiebre-sus-albores

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones