Alborea hacia nosotros tu alma niña


         Buenos días, encuentra el camino de vuelta a casa (por supuesto, antes cliquea sobre el enlace y déjate llevar, déjate mecer en sus olas, olas en movimiento);
          Está en tu interior, está en la sabiduría con que tu niño interior se abraza a mí, está en la sabiduría con que tu niño interior mira con ojos grandes de amor, está en esa almita buena que besas, no una vez, ni ciento, ni miles, sino ciento de miles, está en esos puentes que abres, que con tus labios golosos de amor, de cariño , porque no conoces de puentes, si no de manos, de abrazos , está en esos versos con que tu alma pinta tus palabras de amor, tus manos azoradas, tus palomas niñas que revolotean, que florecen, está en esa melodía que compones, que interpretas en los ojos del enamorado donde están inscritas todas tus emociones, todas tus debilidades, pero al mismo tiempo todas las comprensiones del mundo, porque el enamorado no juzga si no que entiende, ama, comprende; está en ese latido que alborea en los ojos, en las almitas buenas, en las manos, en los brazos, en los latidos con que tú escuchas esta melodía, con que tú lees estas palabras, con que tú tiendes a cambio tus propios puentes, tus propios brazos...
  
Ven, encuéntrate conmigo, encuéntrate con nosotros, somos muchos quienes tenemos la necesidad de ti, de tu almita buena, danza, sé ola en movimiento, sé cielo azul, sé primavera.te quiero, te queremos, claro que sí, únete a nuestro canto, a nuestras manos por donde late el Papá bueno.
    
    Buenos días, almitas buenas, María y Pruden

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones