Entreabro mis ojos a tu amor, mi María

     El violín traza amaneceres esta noche... su sonrisa desteje versos, desteje latidos, desteje nostalgias color alma... Sigue su danza, sigue su contoneo, sigue su respirar en cada acorde, en cada rasgueo de violín... ¿Bailas? ¿te dejas asir de la cintura? ¿dejas que estos rasgueos del alma sonrían en tus labios, trenzen sonrisas de amor en tus manos, en tus ojos grandes de niño? La noche se adormece entre nuestras sábanas, en sus relatos, en sus numerosas y nocturnas sonatas, en sus caricias...
  
   Entreabro los ojos y tus manos estaban dibujando y sonriendo amaneceres en mis manos, en mi cuello, en mi cintura, en mis palomas azoradas, en mi pecho... Entreabro los ojos y tus dedos escribían nuestro relato en las páginas emocionadas de nuestra piel... Entreabro los ojos y tu mirada calentaba su hogar para acoger el frío y las lágrimas de mis ausencias, de tu ausencia... Entreabro los ojos y ahí próxima, desde el alborear de los tiempos pronuncias mi nombre secreto, la melodía dormida en cada poema, en cada carta de enamorados, en cada anochecer donde el nombre de la amada se pronunciaba entre lágrimas, en cada caricia que guardaban mis dedos, en cada abrazo dormido en mi pecho, en mis brazos...
   
    Entreabro mis ojos y tú estás ahí... primavera, sonrisa, amanecer, flor, río, mar, ondas, viento, mamá naturaleza, papá bueno, mamá buena, tu almita buena y la mía, en soledad soñándote, soñándonos, pronunciándote, pronunciándonos, saboreándote, saboreándonos... Buenas noches

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones