Candil de payaso. Paseos íntimos en mi roulotte

     Sobre 1998, recién salido del ambiente familiar, inicio una vida plena de experiencias...Ciudad Real, Jaén, Lebrija (Sevilla), Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), Argamasilla de Alba (Ciudad Real), Daimiel (Ciudad Real), Sigüenza (Guadalajara) son los paseos externos por donde mi almita buena crece, se enamora, busca la oración con el papá bueno por medio de los hatos en mi mochila, mi sonrisa, mi mirada, mi ternura..., busca a la amada en diferentes mujeres hasta dar con la persona amada por fin; el contexto se nos llena de circo, se nos llena de vida, de magia, de hechizos...; pero siempre la mirada es interna, es almita buena, es ese latido que renace en cada página, en cada verso, en cada paseo, en cada persona, en cada experiencia...
Esto es lo que se encuentra en este poemario,Candil de payaso. Paseos íntimos en mi roulotte, acercaros a él, el enlace si queréis leerlo, haceros con él es el siguiente: http://www.lulu.com/spotlight/pruden3. Es la historia de una almita buena, con sus debilidades, con sus virtudes, es el cansinoooooooooooo de Pruden. Por favor, no estáis obligados, sólo quería compartir con vosotros, con quien siempre comparto un poquito de mí, algo salido de mis entrañas, gracias por estar ahí. Buenas noches

Comentarios

  1. Todos llevamos andado mucho camino en la vida, unos atraves de muchos lugares que han ido forjando la persona y el carácter que es ahora, otros siguen su andadura por esta senda buscando por los rincones, un lugar o una persona que les haga sentir que ese es su sitio y que pueden echar raíces y establecerse de nuevo e iniciar otro nuevo vuelo hacia la patria querida del amor inmenso.Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones