Dulzainas de vida, agua y cielo

          Con la guitarra y el violín destejiendo atardeceres, con el alma siguiendo los vaivenes de esta dulzaina musical, con los recuerdos desliéndose en colores cálidos, celestes, rosas... con cada latido volviéndose piel en tus mejillas, en tu mirada, en tus manos, en tu regazo... huellan estas voces cual plegarias que se elevan al Papá bueno, que se desgañitan en los labios sin eco en otros labios, en los ojos llenos de lágrimas que no reciben descanso, en las manos llenas de soledad, en la mirada que ciega permanece muda, inquieta...         El violín sonríe, besa, se hace ayes en esas nubes que se desplazan en el iris de tus ojos... se hace abrazo lleno de lágrimas húmedas en tus manos y en las mías... se hace palabras llenas de pasado, de rostros que nos bendicen con sus olores, con sus movimientos, con las pulsaciones que nos traen... se hace esos nuevos amaneceres donde tú y yo cogeremos nuestros hatos y nos pondremos en camino... con las manos entrelazadas y nuestros niños internos siendo esa sombra cálida encendida en nuestras sonrisas, amaneceres, ternuras, anocheceres y sábanas nocturnas....
      Las voces cual plegarias con los brazos, cual ramas de abedules, alzados al Papá bueno. cual sonrisas dibujadas en el cielo celeste, cual risas sonoras de nuestros niños interiores, cual latidos que sonríen a través de nuestros ojos mostrando cálida la dulzura, ternura, generosidad de quien nos mira... El violín y las plegarias acallan su tañido, pero sabemos que la vida, nuevas vidas, futuras vidas seguirán latiendo...  Buenas noches

Comentarios

  1. Mi querido Pruden me han gustado tus palabras llenas de dulzura y amor. Te deseo un feliz día y que todo lo que más quieras se haga realidad. Un beso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones