Silencio renacido en este círculo milagroso de la vida

 
A veces las palabras se desvanecen, a veces la melodía acalla sus notas, a veces el alma deja de latir... pero es en cambio a veces cuando las palabras besan tus ojos llenos de lágrimas; es en cambio a veces cuando las notas abren tus ojos llenos de heridas de sufrimientos cuando el alma vuela, pasea, florece en tus ojos, en tus manos, en tus palabras... es en cambio a veces cuando el Papá bueno respira late y vive en ti cuando Mamá Naturaleza renace milagro en cada palabra, en cada sonrisa, en cada amor que compartes que sueñas que creces en todos los que amas y te rodean... Es entonces cuando las palabras, la melodía y tu alma dejan de comunicarse porque laten en los ojos del otro porque laten en sus manos y entonces, sí, entonces por fin sueñas, creces, lates, resucitas en este círculo milagroso que es la vida...

Comentarios

  1. Bellísimas palabras procedentes de sentimientos únicos. Cómo se nota lo mucho que lo sientes, Pruden :) Hacía mucho que no pasaba a leerte, pero ya estoy de regreso después de haber terminado los exámenes.
    Sigue así. No cambies.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Mi querido amigo, verdad hay en tus palabras,todas las emociones nos abren puertas en el alma, unas para sanar viejas heridas, otras para desahogar emociones calladas desde hace tiempo, pero nada ocurre por que si, todo es fruto del destino escrito en el cielo y trasmitido a la tierra, donde todo es acogido con el amor de la madre y secundado por el amor del padre.Un beso.
    Te dejo el enlace de mi blog por si te apetece visitarlo: http://letrasconalmaycorazn.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Palabras certeras acompañando este maravillosa música. Hace que que te sientas renacer.
    Un placer disfrutado. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones