Encendidos en este amor primaveral lleno de frutos

    Como besos llenos de dulzura, como sueños donde nos entrelazamos las manos, como esas caricias capaces de llegar a nuestra alma así nos amanecen estos primeros compases y la voz ángel Papá bueno de Elisabeth Shue... Porque las primeras voces donde el Papá bueno nombrara cada elemento de la naturaleza tuvieron que ser así, porque ese gozo al descubrir la aparición de las primeras estrellas, del primer lucero, de las primeras montañas, de los primeros seres vivos, del primer ser humano... Porque aquellas palabras hubieron de ser abrazo, alma, sonrisa, aquellos tesoros que ya el Papá bueno compartió generosamente con los primeros elementos de la creación y con él ese nacer/renacer de mamá naturaleza quien observó con amor a cada ser vivo y los abrazó completa y generosamente...
     
  Así las palabras de Elisabeth están preñaitas de oración, de nana, de fe, de esperanza y con ellas nos coge de las manos y nos conduce al Amado, al Papá bueno, de quien el ser humano nunca hubo de apartarse y nos pone en sus brazos, donde latimos, donde somos niños de nuevo, donde todos los seres humanos por nacer sonríen, primaverean, florecen entre nanas y voces de cariño, donde todos ellos, pequeñas almitas buenas se dan la mano y nos muestran el camino, el sendero, que no está lejos de nosotros mismos, si no en nuestro interior esperando que como brasas del hogar se enciendan, den calor, nos revitalicen, nos llenen...
  
   La voz alcanza junto a las melodías ese cántico espiritual, esa armonía que una vez fue mágica en la naturaleza y que si nos miráramos con una pizca de la luz y del amor que nos tuvo el AMADO, EL PAPÁ BUENO, nacería una vez más, como renace cuando olvidamos nuestros yoyoísmos y tendemos nuestras manos, somos olas en movimiento, flores que sembrar de nuevo la tierra de amor, generosidad y ternuraaaaaaaaaaaaa.... Buenos días, Pruden y María

En Brazos del Papá bueno

He pasado todos los días de mi vida esperando este momento
y sabe el Papá bueno que lo  he intentado todo
y es cierto que no haya escalado las más alta de las montañas
yes cierto que quizás  mi nombre nunca sea conocido
pero aquí permanezco esperando entre la realidad y los sueños
volando sin ningún tipo de alas.

En los brazos del Papá bueno,
llévame lejos de aquí
Tú  me salvaste de mi destrucción oohhh
Tú nunca estás lejos, siempre permanezcas cerca
Hermoso Papá bueno
hermoso Amado
hermoso Amor

Y por mucho que haya buscado  tesoros  perdidos
siempre me hallo en un viaje que me llama de vuelta a casa
e incluso aunque he intentado volver a nacer de nuevo
hay siempre una verdad  rara vez conocida
que estoy en el centro y armonía de lo que Él ya hizo
así que aquí estoy a la espera de lo que ha de venir.

Estoy en el centro de lo que Tú realizarás lleno de amor,
del Amado
que no puede desvanecerse
estoy en Tu presencia en este lugar creado por Ti
veo tu cara

En los brazos del Papa bueno,
llévame lejos de aquí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones