Desierta sinfonía de mamá naturaleza…



Desierta sinfonía de mamá naturaleza…

Mamá naturaleza...
Pétalos...
Alboradas
donde cuelgan,
en este pequeño minueto
de piano, sonrisas,
almas,
cicatrices,
huellas y latidos
que el ser humano holló
en fértiles y cálidas sementeras...

Madre Naturaleza...
Naturaleza indómita
donde el hombre,
a tientas por las huellas de su almita buena,
urge que desnude al ser humano
de esos estigmas yoyoístas,
cainitas,
de urgencias y huidas ayayayyay
prenda su piel
del ropaje de sabanas,
desiertos,
junglas, dehesas, bosques....
trence su mirada de ponientes sonrosados
abrace con aroma y generosidad de océanos,
musite susurros con la voz de sempiternos marineros
cuyos balandros se perdieron en alboradas diminutas
anude sus manos
a la voz de miles y miles de seres vivos
que aullan
cacarean
gañitan
mugen
trence sus alas
en nidos
mares y selvas de mamá naturaleza,
en todos aquellos seres
que hociquean a nocturnas estrellas
donde almitas buenas se cuelgan
y trenzan acordes
donde mamá naturaleza duerme
sus brazos
y regazo en cada voz, en cada piel, en cada rama,
en cada latido
de su sinfonía, de su desierta sinfonía aún,
a la espera del hijo pródigo,
el ser humano...ayayyayay

De Pruden Tercero Nieto julio de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

Por favor, ¿me abrazas?