Versos de luz entre tus palabras y las mías en tierras de Soria, sisiisisi

Plegaria...
Versos de luz,
versos de ángeles
que danzan
en nuestras mejillas,
en nuestras manos, en nuestros latidos
a lomos de un plácido río Duero…
Rasgueo de guitarra...
Cello, trovador de acordes...

Versos de luz
envueltos en pétalos de ponientes
que hienden suavemente las nubes,
de valses, de besos
en pequeñas ornacinas
de San Juan de Rabanera
donde los amantes conjuran en secreto
sus almas renacidas de Prudencito y Mariita
quienes niños juegan entre sus arcos túmidos,
en cada rincón por donde aún laten sueños
y plegarias de sus caballeros, sisisiis.


Versos de luz,
que ascienden el paseo de la ermita de San Saturio
a donde el Duero
arrebatado
reza al Papá bueno por estos buenos hombres y mujeres de Soria,
envueltos
en cometas
en versos
en pequeñas oraciones
que trazamos, sonreímos, y esculpimos
con las manos, nuestras humildes manos
en cada enfermedad,
en cada angustia,
en cada herida que abrió el resentimiento,
al Papá bueno, sisiisisis

Versos de luz...
Antorchas
con que
libres
y envueltos en luz paseamos,
ante Corazón de Jesús
donde peregrinas
se levantan a su paso
la concatedral de San Pedro,
Santa María la mayor, San Ginés
y Santa María del Espino, ayayay,
con el violín
encendido en nuestras almas,
en nuestros niños interiores
que sólo saben de correr locuelos
de cogerse de la mano
de sonreír y de amarse con ansiaaaaa, sisiis

Versos de luz
que nacen, que son arroyo
que son poniente
que besa dulce y cálido la corriente del Duero,
antes de arribar al Moncayo y Madero,
recibiendo tus palabras y las mías
que conjuran sueños sin cumplir
que conjuran negros presagios
y que en sus dulces nanas
se comprometen
en nuestras pupilas niñas
mientras nuestras manos,
doble latido en sus versos de agua,
renacen ternura entre tu almita y la mía
cuando pronuncias el sí, el sí quiero…sisiisis

De Pruden Tercero Nieto, julio de 2013

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones