Con aliento de vidaaaaaaaaa


     Con sonidos épicos, casi célticos, arranca corazón latido esta composición interpretación resuelta amanecer en cello... Sus acordes están llenos de latidos, llenos de distintos sabores, de diferentes emociones, de nostalgia, de color esperanza... de manos llenas de los dedos del otro...
       Los violines, el alma, la vida se resuelve en magia, se resuelve en esa arpa que es acariciada, que es circo de la vida al que se suman así mismo platillos, tambor, flautas, trombas... Orquesta donde el mundo vuelve a ser carne trémula en las manos de un Papá bueno, donde Mamá Naturaleza vuelve a asomarse ternura, hogar y primer aliento a los ojos de cada ser vivo, del primer elefante, del primer pájaro, del primer búho, del primer tigre... Se resuelve en las primeras carreras, en las primeras uniones romances, en la aparición de los primeros valores: esfuerzo, union, constancia, familia, ufffffffffff.... Crece, amanece, sonríe en cada evolución de ese primer mundo, de sus latidos, de sus emociones, de sus aaaaaaalmaaaaasss...
      Ese aliento deja paso a un mundo maduro, pero aún adolescente, uffffffff... ese sonido de trombas, de violines, de cellos, de platillos, deja paso a un Papá bueno y Mamá Naturaleza preocupados, de mirada triste, de mirada absorta por un ser humano, dentro de ese maravilloso mundo animal, al que le es a veces difícil reconocer que ha sometido incluso a los demás animales, incluso al mismo ser humano...
      Mientras miles de alma siguen naciendo a la vida, mientras miles de almas siguen naciendo a la ternura y sonrisa de almitas buenas, mientras miles de almas en ese poniente cuna que es el fin de esta orquestal melodía sueñan, sonríen dulces, con los labios llenos de aliento, del alma que se aquieta en cada uno de ellos, de las almas que laten en cada ojo, en cada mano, en cada pecho, en cada pechito bueno... Tic-tac, tic-tac, tic-tac... ¿escuchas tu latido en sus respiraciones...? ¡Pues a qué esperas...! ¡Adelanteeeee....! Buenas noches

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones