Disfrutando de nuestra Miri...





A veces las maravillas no tienen el milagro de los grandes acontecimientos...

A veces los milagros no tienen la resonancia de las grandes voces y grandes aspavientos...

A veces lo más extraordinario tiene una voz más íntima,
una palabra que tiende brazos, que tiende ojos
que escudriñan entre nuestros miedos, entre nuestras angustias
y lenta, muy lentamente, habla dentro de nosotros
susurra dentro de nosotros, late dentro de nosotros...

A veces lo más prodigioso tiene un leve,
un susurro que como las flores en primavera
yerra en el aire un aroma,
un perfume que no chilla
que no tiene prisa,
que no tiene egoísmos
y que coge tus manos
entrelaza tus dedos
y que desde ti besa mis manos
entrelaza mis dedos
susurra mi nombre
me ama te ama...

Porque a veces
lo más espectacular
tiene la sombra y sonidos de dos chiquillos
corriendo jugando susurrando
encaramándose a una nube
paseando con su Miri por entre
los paseos íntimos de nuestra roulotte...

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones