Palabras sin que se abran los labios, sólo nuestras almitas buenas

       Colores de emociones, pétalos de ausencias
sonrisas desmañadas en el brillo castaño de tus ojos, cielo,
se encaraman en la nube de nuestros Prudecito y Mariiitaaaa...


    Ssshhhhh.... Las palabras deben guardar silencio,

los ojos deben descansar por un momento sus párpados,
las heridas deben por unos instantes acallar su ausencia dolorosa...
pero tú niña, tú alma, tú brazos tendidos siempre hacia nuestros Isma y Miri,
tú, sonrisa en las estrellitas de tus ojos niños,
tú, lágrimas de amor donde laten tanta incomprensión,
tantas ausencias, tantas palabras sesgadas...
tú, amanecer, tú, poniente, tú, niña que no entiende,
que no puede entender la falta de amor de los mayores
que no puede entender el yoyoísmo, la violencia degradante,
la ausencia de ternura...
tú, esa melodía, que acaricia el alma,
que late, acaricia, teclea cada acorde
cada luz, cada palabra enmudecida
pero llena de vibraciones, de sonrisas...
tú, siempre María, mi mucha María...

       María, mi niña Mariiitaaa,
con tus pinturas de colores
con tus melodías de tu alma,
con tus manos llenas de pétalos y de aromas
dibujas, coloreas, floreces...
cada sonrisa de tu Miri,
cada palabra sesgada de tu Isma
cada segundo sin palabras
donde sonríes, lloras, brilla el mar de ellos en tus ojos,
cada emoción donde primaveran
cada manojo de las flores
de cada llamada, de cada palabra anudada
a tu pechito, a tu almita buena,
de versos donde se mecen nubes y mágicas tus emociones
de lágrimas nuevamente donde laten sus sonrisas sus pechitos buenos
y cada una de tus noches acunadas en las sábanas de sus enfermedades...
donde se acunan, se mecen, se encaraman nuevamente
a su nube nuestros Mariiita y Prudencito,
colgado Cásper en una cometa de colores,ayayyayay

Comentarios

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones