Plegaria por esas ángeles de luz...



      Como pan, alimento de los ángeles, quiero Señor,
desde el oficio de este humilde payaso,
traer las almas, las almitas buenas de estas adolescentes
que una fiesta, ayyayayyaya..., salvajemente se ha llevado...
     Señor, mi Papá bueno, habrá más adolescentes...
pero sus sueños irán a adormecerse con los ángeles..
habrá más muchachas y muchachos que salgan de casa
pero ellas no podrán volver a besar y a abrazar a sus padres...
habrá universitarios cumpliendo con sus estudios...
pero habrá manos que no volverán a abrir los libros...
     Señor, de nuevo este payaso, este humilde voz
no sabe, no comprende
no alcanza a saber cómo humanos
cómo personas pueden encender macrofiestas que
se alimentan de estos cuerpecitos con vida por vivir
con brazos que latir en su pecho
con manos que abrir mariposas de alegría y de calor en su piel.
      Hoy quiero con estas voces de ángeles resonando,
abriendo ponientes entre las gotas de lluvia,
hoy quiero dirigirme a tanto empresario de estas macrofiestas
a tanto responsable municipal
a tanto adolescente que continúa arriesgando la vida
y pronunciar, pronunciar muy quedamente el nombre
de Katia, de Cristina, de Rocía y la voz minúscula de la menor Belén..
hoy sus cuerpecitos yerran en el cielo sobre estas nubes
hoy sus almitas, sus almitas buenas escriben desde el cielo
unas cartas, unas letras donde posan sus labios y sus latidos
para que abrace no una no ciento no miles si no ciento de miles
a cada uno de sus familiares, de sus maigos, de sus profesores
de cada responsable y en una melodía como ésta, como la que estás escuchando,
pronunciar, susurrar el nombre de cada adolescente,
de cada joven, como pequeños milagros
como almitas con que encender, con que iluminar cada hogar,
cada sonido, cada palabra, cada sonrisa...
porque en la plegaria de este payaso...
      Hoy Cristina, Rocío, Katia y Belén somos todos,
claro que somos todos
mientras el Papá bueno y Mamá Naturaleza
se suman a esas lágrimas, a esa incomprensión
y abrazan a cada padre, a cada amigo, a cada profesor...
y en silencio, en callado silencio
volver a rezar por este ser humano
por este pequeño milagro que un día abrió sus ojos
sus ojos grandes a este pequeño regalo que es el universo, ayayayya

Comentarios

  1. Realmente incomprensible lo que pasa con los adolescentes...me sumo a tu plegaria deseando que algún día se termine con esas fiestas irracionales...
    Cariños...

    ResponderEliminar
  2. Hola ojos de niño, alma inocentete y corazón generoso.
    Paso a saludarte y compartir mis mejores deseos contigo para toda la semana.
    Muy lento va mi ordenador estos días y gracias siga adelante, me hace ir muy retrasada.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Olasenmovimiento
Sé cordada con las olas que esperan tu abrazo, tu sonrisa, tu ternura, tu escucha, tus besos... Sé, con nosotros, olaenmovimiento

Entradas populares de este blog

No te rindas, Mario Benedetti

El libro mágico del bosque dorado, sisiisiis

Abrázame y vierte tus rosas blancas sobre nuestros corazones